Política

Margarita Barrientos pide eliminar los planes sociales para reducir la pobreza

La referente social del Gobierno se refirió a los datos difundidos por el INDEC y aseguró que las ayudas del Estado hicieron "perder la cultura del trabajo"

Margarita Barrientos con Carolina Amoroso en el ciclo Conversaciones de LA NACION TV

Foto: Matias Aimar
30/06/2015

La dirigente social Margarita Barrientos defendió hoy al gobierno de Mauricio Macri tras la difusión de los datos de pobreza y sostuvo que “se tendrían que sacar los planes sociales” y “dar trabajo digno a la gente” ya que en los últimos años “se ha perdido la cultura del trabajo por completo”.

En diálogo con Radio Belgrano, opinó sobre las mediciones difundidas ayer por el INDEC, que ubicó la pobreza en 32,2 por ciento y señaló que afecta a casi 14 millones de personas: “No me sorprende este índice porque esto lo venimos sufriendo desde hace mucho tiempo. Uno siempre quiere que digan la verdad y ahora con las estadísticas, esto sale a la luz”, afirmó Barrientos, para quien “desde el año pasado se incrementó en un 100 por ciento la gente” que concurre a sus comedores.

LEA MÁS  Cristina Kirchner le envió una carta documento a Mauricio Macri

Para la líder de Los Piletones, “mucha gente vivió siempre de los planes sociales, debiéndole favores a los políticos, y eso lo tendrían que sacar y darle trabajo digno a la gente porque eso hizo que se haya perdido la cultura del trabajo por completo”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Según Macri, la conflictividad social “influye” para la llegada de inversiones

En el cierre de su viaje a Holanda, el mandatario se mostró optimista por la recepción que tuvo de los empresarios, pero reconoció el efecto negativo de las protestas

DYN36.JPG http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/dyn36.jpg

Por corrupción: el PRO quiere “excluir” a Julio De Vido de la Cámara de Diputados

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/devido-2.jpg

El proyecto se basa en las causas que rodean al ex ministro de Planificación del kirchnerismo, por presunta “inhabilidad moral” para ocupar una banca en el Congreso