Salud

¿Qué es el preservativo femenino?

Esta opción proporciona una mayor seguridad a la mujer frente al contagio de infecciones de transmisión sexual, ya que protege también los genitales externos

El preservativo femenino es un método anticonceptivo que cumple las mismas funciones que el preservativo masculino, ya que impide que el espermatozoide llegue al óvulo, y protege frente a las infecciones de transmisión sexual. Estos preservativos se colocan dentro de la vagina de la mujer.

El también llamado condón femenino está fabricado con un plástico delgado y fuerte que se ajusta a las paredes de la vagina llamado poliuretano, aunque actualmente también es posible obtener una nueva versión más barata hecha de una sustancia llamada nitrilo.

Estos preservativos tienen un anillo en cada extremo. El anillo de mayor diámetro se ajusta sobre el cuello uterino y el anillo menor permanece por fuera de la vagina y cubre la vulva.

Además de servir como barrera e impedir que los espermatozoides inseminen el óvulo, esta opción proporciona una mayor seguridad a la mujer frente al contagio de infecciones de transmisión sexual, ya que protege también los genitales externos.

Modo de uso

Los condones femeninos están disponibles sin receta médica y pueden adquirirse en farmacias y clínicas de planificación familiar. Aquella mujer que quiera utilizar este método anticonceptivo tendrá que sostener el anillo interno del condón entre el dedo pulgar y el medio. Seguidamente, apretará el anillo y lo insertará lo más profundamente posible en la vagina, dejando el anillo externo por fuera.

Después de la relación sexual y antes de incorporarse, los ginecólogos aconsejan que la usuaria de este método apriete y gire el anillo externo para asegurarse de que el semen permanezca en el interior.

Eficacia

La efectividad de este método oscila entre el 75 y el 82 por ciento, pero si se usa correctamente el porcentaje de eficacia se eleva hasta el 99 por ciento.

Los motivos por los que puede fallar un condón femenino coinciden con aquellos que vuelven inservibles a los condones masculinos: que haya una ruptura en el condón, que este no esté puesto antes de que el pene entre en contacto con la vagina, que haya defectos de fabricación o que el contenido del condón se derrame al retirar este de la vagina.

Consejos de uso

El uso de este método anticonceptivo requiere de planificación, aunque este puede colocarse horas antes de la relación sexual. La mujer podrá llevarlo puesto hasta ocho horas y solo podrá usarlo una vez. Los especialistas recomiendan a la usuaria del condón femenino que, antes o durante el coito, aplique un par de gotas de lubricante a base de agua en el pene, con el fin de facilitar la fricción.

Además según los expertos, es importante también no utilizar un condón femenino y uno masculino al mismo tiempo, pues el roce entre ambos puede hacer que se descoloquen o se rompan.

Tampoco es aconsejable utilizar lubricantes a base de derivados del petróleo, como la vaselina, pues estos podrían romper el látex.

En el caso de que el condón se rompa, se rasgue o se introduzca en la vagina, la mujer tendrá que retirarlo, introducir otro inmediatamente y tras haber finalizado la relación sexual, acudir al ginecólogo o a un centro de planificación familiar para que expertos evalúen la posibilidad de recomendarle un método anticonceptivo de urgencia.

Desventajas

Uno de los mayores inconvenientes de este método es que la fricción del condón puede disminuir la estimulación del clítoris y su lubricación, lo que puede llevar a que la mujer disfrute menos de la relación sexual o incluso que esta le resulte incómoda. Para evitar esto, los especialistas recomiendan el uso de lubricante a base de agua. Este puede disminuir también el ruido, otra de las desventajas de este método.

Existe la posibilidad de que este sistema cause irritación y reacciones alérgicas. Al tener recubierta toda la vagina, esta no entra en contacto directo con el pene, lo que puede disminuir la sensación de placer.

Muchas mujeres lo rechazan debido al aspecto “antiestético” provocado por el anillo externo del preservativo que sobresale de la vagina.

Además, aunque sea más económico que otros métodos, no lo es tanto como el preservativo masculino, pues su precio ronda los 10 euros por una caja de dos unidades.

Ventajas

La principal ventaja del preservativo femenino es que además de ser más económico que otros métodos anticonceptivos, puede utilizarse durante la menstruación, el embarazo o después de un parto reciente.

Además, permite a la mujer protegerse tanto del embarazo, como de las infecciones de transmisión sexual sin necesidad de depender del condón masculino.

Fuente: plenitudysalud.com

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Procesan a ex titular de Casa de la Moneda por gastos millonarios con dinero público

La Justicia estableció que Katya Daura usó casi 7,5 millones de pesos para contratar tres vigilantes privados, dos choferes, cámaras de seguridad en la vivienda, y seguimiento satelital de los vehículos del grupo familiar

CILFA, la “intocable”: denuncian connivencia de laboratorios en aumentos de remedios

Desde el Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Ciudad de Buenos Aires advierten que desde diciembre, son los laboratorios los que deciden los precios; el rol de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos