Muerte del fiscal Nisman

Acribillan a balazos a un expolicía que debía declarar en el caso Nisman

El ex sargento Goncalvez aparecía en los registros de los entrecruzamientos telefónicos que había ordenado el año pasado la fiscal jubilada Viviana Fein a la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal

Nisman

El ex sargento Héctor Osvaldo Goncalvez Pereyra, testigo en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman y que todavía debía declarar en el expediente, fue asesinado la semana pasada por piratas del asfalto que quisieron asaltar el camión que custodiaba.

Goncalvez Pereyra, de 50 años, era dueño de uno de los teléfonos que se activaron el mediodía del domingo 18 de enero de 2015, cuando todavía no se sabía que el fiscal de la causa AMIA estaba muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento.

El ex sargento fue baleado el 8 de septiembre junto a su compañero, el ex policía Diego Ángel Díaz, cuando un grupo de piratas del asfalto los sorprendió a la altura del altura del kilómetro 79 del Acceso Oeste, en cercanías de Luján, mientras escoltaban camión Scania que llevaba ropa de la marca Lacoste.

Los delincuentes tirotearon a los custodios y lograron escapar, aunque sin el camión con la mercadería, mientras que Goncalvez y Díaz recibieron tiros en el cuello y en la espalda, respectivamente.

Si bien fuentes judiciales descartaron que ese robo pueda estar vinculado a la muerte de Nisman y consideraron que se trató de un delito ajeno a esa investigación, lo cierto es que la jueza Palmaghini pediría en las próximas horas informes de la causa por el deceso de Goncalvez, ya que había sido citado a declarar en los próximos días para ampliar su declaración.

En los reportes que la ex fiscal Viviana Fein había elaborado figuraban varios cruces telefónicos entre Goncalves Pereyra y el sargento primero Luis Ismael Miño, uno de los custodios de Nisman, en los que también aparecería el ex espía Antonio Jaime Stiuso.

Fraudes Bancarios había detectado que el domingo 18 de enero, entre las 11.06.41 y las 12.21.43 (cuando presuntamente Nisman ya estaba muerto pero nadie lo sabía) se produjeron frenéticas llamadas entre los agentes de inteligencia Antonio Stiuso y Alberto Mazzino, y al parecer una radio de Goncalves Pereira habría sido nexo entre uno y otro grupo, según publicó en su momento el diario Tiempo Argentino.

Según recordaron fuentes judiciales, cuando le tocó declarar, Goncalvez dijo que había teléfonos que estaban a su nombre, pero él no los usaba.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al operario supuestamente responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado