Corrupción

Millonario oculto: las declaraciones juradas que comprometen al General Milani

Ocaña y Garrido denunciaron irregularidades en las declaraciones juradas presentadas por el ex funcionario César Milani

DYN809.JPG

Así lo resumen los peritos que analizaron los documentos: “no aparece justificado ni el patrimonio del Sr. Milani, ni sus consumos” mientras que “la ecuación ingresos contra inversiones y compras, de acuerdo a la documentación aportada, es inconsistente”.

Al informe ya lo tiene en su poder el juez federal Daniel Rafecas, quien lleva la causa iniciada por la legisladora Graciela Ocaña y Manuel Garrido. Ambos presentaron en 2013 un escrito ante la Justicia, que sumado al informe de peritos, complicarían el futuro judicial de César Milani.

“Milani presenta declaraciones juradas desde el año 2000, el nunca ocupó otro cargo que no fuera público y su mujer no trabaja. Es bastante sencillo determinar el enriquecimiento ilícito. Lastima que la Justicia haya tardado tanto. Sus ingresos relacionados con sus activos te da un número promedio imposible para vivir por mes”, explicó Ocaña.

En la denuncia sostienen que “el General Milani pretende hacernos creer que ha mantenido, durante los últimos 10 años o 120 meses, a su familia con $ 300.000. Un ejemplo de frugalidad que haría sonrojar a los generales San Martín y Belgrano”.

En el año 2010, se encuentra la primera presunta irregularidad: declaró haber ganado en todo el año $168.938 y haber adquirido un inmueble en la localidad de San Isidro, Pcia. de Buenos Aires, valuado (según él) en $1.500.000.

“En su declaración no surgiría de qué modo pudo pagar esa cifra, ya que aun suponiendo que hubiese destinado todos sus ingresos anuales ($168.938), más dos aparentes préstamos tomados al Banco Nación y al IAF por un monto similar ($166.350), más sus ahorros en moneda nacional ($47.852) y en dólares americanos (U$S 4177), estaríamos en una cifra cercana a los $400.000, bastante inferior al millón y medio que jura haber pagado”, explicaron en el escrito los denunciantes.

Y agregaron que “tampoco le hubiese alcanzado sumando los $800.000 que dice haber recibido por la venta de un inmueble en el Barrio de Belgrano de la CABA, aunque este dinero lógicamente no se podría computar como aplicado a la compra de la casa de San Isidro, pues fue recibido (siempre según la manifestación jurada de Milani) cinco meses después de aquella adquisición”.

Por otro lado, Milani también habría manifestado que tenía una capacidad de ahorro mensual de 5 mil pesos, con lo cual, en su versión, con 8 mil o 9 mil mantendría todos sus gastos, los de su mujer (ama de casa declarada que no aporta ingresos), sus hijos, su casa en San Isidro y un coche Honda Civic del año 1998. A propósito de esto último, también hay sospechas de que el ex funcionario haya ocultado rodados para evitar incorporarlos en sus declaraciones juradas.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO