Redes Sociales

Dijo que se iba a fumar, dejó a su pareja y la encontraron en Instagram con otro

Se trata de una ex Miss Universo ucraniana y un millonario italiano, que se enamoraron perdidamente hasta que, finalmente, la chica decidió desaparecer

viernes 16 de septiembre de 2016 - 7:47 pm

De un lado, un multimillonario italiano; del otro, la ucraniana más linda de su país. Gianluca Cervara y Anna Zayachkovskaya, se conocieron y casaron hace ocho meses y tenían planeado pasar por la Iglesia el 21 de septiembre, pero a esa situación jamás llegaron. “Hace mucho calor. Voy a bajar a tomar un poco de aire y a fumar un cigarrillo”, fueron las palabras de la joven. Sin embargo, la ex Miss Ucrania 2013 nunca volvió.

LEA MÁS  Aventura en Cuzco: 4 experiencias imperdibles para conocer a fondo esta ciudad histórica de Perú

Gianluca descubrió que se había llevado documentos, el celular y unos 6 mil dólares de la caja fuerte. Ahí empezaron las sospechas de su ex pareja.

instagram1

Pero fueron las redes sociales las que revelaron dónde se encontraba Anna. La chica estaba viva y feliz en Nueva York, con nueva pareja y trabajando como modelo, según se desprendía de sus fotos en la nueva cuenta de Instagram.

La historia no terminó ahí, ya que Gianluca la denunció por “violar el acuerdo prematrimonial”. “En dos meses me abandonó para pasar a la cama de otro de quien dice estar enamorada. Es muy falsa”, dijo a los medios locales el hombre abandonado.

LEA MÁS  Sorpresa: senadora de Cambiemos Gladys González votará a favor del aborto

Ella luego rompió el silencio. “Escapé del infierno. Ese hombre es un violento que me pegaba repetidamente. La primera ocasión fue en Ucrania. Tuve que ir a refugiarme en la casa de mis padres en Ivano-Frankivisk (un pequeño pueblo). No les dije lo qué me había pasado y cuando él vino a buscarme decidí darle otra oportunidad. Nos casamos y creí que comenzaba una nueva vida”, contó Anna.

LEA MÁS  Actrices argentinas destrozaron a Gabriela Michetti en las redes por la legalización del aborto

“Pero empezó a pegarme nuevamente. No podía vivir más así. Era una jaula de oro. Tuve que decirle que iba a fumar un cigarrillo para poder huir. Me tenía prácticamente secuestrada. Ahora soy feliz”, agregó.

COMENTARIOS