Economía

Bonos del Tesoro: conveniencia y comparación con otras opciones

El Tesoro anunció la emisión de otros $ 25.000 millones del primero y u$s 500 millones de las segundas. Varios analistas detallan en qué escenarios conviene apostar a uno y otro

Movimientos en el mundo económico. La Secretaría de Finanzas y de Hacienda dispuso una nueva emisión bonos en pesos a tasa fija (TS18) por un monto de hasta $ 25.000 millones y amplió una Letra del Tesoro por hasta u$s 500 millones.

Según indica el Cronista Comercial, de esta forma, la emisión del Estado nacional en lo que va del año alcanza $ 144.476 millones y u$s 47.216 millones.

Los bonos en pesos amortizarán íntegramente el 19 de setiembre de 2018, con un cupón semestral que será determinado en el proceso de licitación. Las Letras, en tanto, serán a 119 días de plazo con una tasa nominal anual de 3,06%.

LEA MÁS  Preocupante: por fuertes lluvias, se cosechó solo el 30% de la soja sembrada

Si pensamos que la inflación proyectada para los próximos 24 meses es 16% anual, el TS18 arrojaría una tasa real positiva superior al 5% anual.

Para Nery Persichini, economista en Inversor Global: “extrapolando la curva de tasas de Lebac, el mercado espera que la tasa de cupón del TS18 se ubique en torno al 21% anual. Así, la yield-to-maturity sería de 22%. Por su estructura, el título tendría una duration de 1,8 años o, lo que es lo mismo, sería como una Lebac (cupón cero) a 1 año y 10 meses”.

LEA MÁS  Macri, en medio del paro: "Qué bueno que es estar acá trabajando"

Para Martín Vauthier, economista y profesor de la Maestría en Finanzas de UTDT, el atractivo del bono a tasa fija debe analizarse en función del rendimiento esperado que ofrece frente a activos financieros de plazo similar, algo que está ligado al escenario macroeconómico que cada inversor incorpore para tomar sus decisiones de alocación.

LEA MÁS  La dura crítica de Aldo Pignanelli contra la política del Banco Central

Según Eric Ritondale, Economista Jefe de EconViews, “esta opción tiene su atractivo aunque solo a muy corto plazo, es decir, a seis meses como opción para carry trade y apostar a cierta apreciación de capital, similar a lo que está sucediendo con el bono de tasa fija de la última colocación, en un entorno en donde no habría que esperar demasiadas novedades cambiarias. Creemos que a eso apostaran los inversores que participen, especialmente los que puedan participar del exterior”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO