Sociedad General

“Tiro la toalla”: la carta del profesor uruguayo que conmueve al mundo

En una emotiva carta donde cuenta sus experiencias como docente de la nueva generación informatizada, el periodista y académico Leonardo Haberkorn, quien renunció a seguir dando clases en la universidad ORT de Montevideo, confiesa cuán frustrante es pararse frente a una clase que mira a sus celulares

Leonardo Haberkorn

Con mi música y la Falacci a otra parte

Después de muchos, muchos años, hoy di clase en la universidad por última vez.

No dictaré clases allí el semestre que viene y no sé si volveré algún día a dictar clases en una licenciatura en periodismo. Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook.  Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla.

Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies.

Claro, es cierto, no todos son así.
Pero cada vez son más.

Hasta hace tres o cuatro años la exhortación a dejar el teléfono de lado durante 90 minutos –aunque más no fuera para no ser maleducados– todavía tenía algún efecto. Ya no. Puede ser que sea yo, que me haya desgastado demasiado en el combate. O que esté haciendo algo mal. Pero hay algo cierto: muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen.

Esta semana en clase salió el tema Venezuela. Solo una estudiante en 20 pudo decir lo básico del conflicto. Lo muy básico. El resto no tenía ni la más mínima idea. Les pregunté si sabían qué uruguayo estaba en medio de esa tormenta. Obviamente, ninguno sabía. Les pregunté si conocían quién es Almagro. Silencio. A las cansadas, desde
el fondo del salón, una única chica balbuceó: ¿no era el canciller?

¿Saben quién es Vargas Llosa? ¡Sí!
¿Alguno leyó alguno de sus libros? No, ninguno.

Conectar a gente tan desinformada con el periodismo es complicado. Es como enseñar botánica a alguien que viene de un planeta donde no existen los vegetales.

Llega un momento en que ser periodista te juega en contra. Porque uno está entrenado en ponerse en los zapatos del otro, cultiva la empatía como herramienta básica de trabajo. Y entonces ve que a estos muchachos -que siguen teniendo la inteligencia, la simpatía y la calidez de siempre- los estafaron, que la culpa no es solo de ellos. Que la incultura, el desinterés y la ajenidad no les nacieron solos. Que les fueron matando la curiosidad y que, con cada maestra que dejó de corregirles las faltas de ortografía, les enseñaron que todo da más o menos lo mismo.

LEA MÁS  Los tres mejores trucos para iniciar una buena conversación, según Harvard

Entonces, cuando uno comprende que ellos también son víctimas, casi sin darse cuenta va bajando la guardia.

Y lo malo termina siendo aprobado como mediocre; lo mediocre pasa por bueno; y lo bueno, las pocas veces que llega, se celebra como si fuera brillante.

No quiero ser parte de ese círculo perverso.

Nunca fui así y no lo seré.

Lo que hago, siempre me gustó hacerlo bien. Lo mejor posible.

Justamente, porque creo en la excelencia, todos los años llevo a clase grandes ejemplos del periodismo, esos que le encienden el alma incluso a un témpano. Este año, proyectando la película El Informante, sobre dos héroes del periodismo y de la vida, vi a gente dormirse en el salón y a otros chateando en WhatsApp o Facebook.

LEA MÁS  Misterioso viajes de Gisela Berger a Italia y se encontró con Daniel Scioli

¡Yo la vi más de 200 veces y todavía hay escenas donde tengo que aguantarme las lágrimas!

También les llevé la entrevista de Oriana Fallaci a Galtieri. Toda la vida resultó. Ahora se te va una clase entera en preparar el ambiente: primero tenés que contarles quién era Galtieri, qué fue la guerra de las Malvinas, en qué momento histórico la corajuda periodista italiana se sentó frente al dictador.

Les expliqué todo. Les pasé el video de la Plaza de Mayo repleta de una multitud enloquecida vivando a Galtieri, cuando dijo: “¡Si quieren venir, que vengan! ¡Les presentaremos batalla!”.

Normalmente, a esta altura, todos los años ya había conseguido que la mayor parte de la clase siguiera el asunto con fascinación.

Este año no. Caras absortas. Desinterés. Un pibe despatarrado mirando su Facebook. Todo el año estuvo igual.
Llegamos a la entrevista. Leímos los fragmentos más duros e inolvidables.

Silencio.

Silencio.

Silencio.

Ellos querían que terminara la clase.

Yo también.

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

espert-abal medina http://www.nexofin.com/archivos/2017/07/espert-abal-medina.jpg
Televisión

Abal Medina y Espert se trenzaron fuerte: “¿No tenés vergüenza?”

El economista disparó contra el ex ministro de Cristina Kirchner, que recogió el guante
http://www.nexofin.com/archivos/2017/07/modern-nes-games-1.jpg
Nintendo

Remasteriza con Photoshop los clásicos juegos del NES

Andrés Moncayo le dio una nueva apariencia a algunos de los videojuegos más emblemáticos de Nintendo, como Punch- Out y Duck Hunt
http://www.nexofin.com/archivos/2017/07/catedral_de_zacatecas_mxico..jpg
Turismo

Cinco ciudades de América Latina que deberías conocer antes de ir a Europa

Su magia colonial, tradiciones o gastronomía, además de la vida nocturna que tienen te harán enamorarte cada vez más de este continente
ehh-1024x576 http://www.nexofin.com/archivos/2017/07/ehh-1024x576.jpg
Confesiones de famosos

Revelador: Barby Franco rompió el silencio sobre Burlando

El abogado había sido retratado con la top model Milagros Schmoll y las imágenes detonaron la separación con la modelo
vacaciones http://www.nexofin.com/archivos/2017/07/vacaciones.jpg
Vacaciones de famosos

Relax: las vacaciones hippies de los hijos de Tinelli

Los más chicos de la familia del conductor de televisión eligieron un destino muy de los 70´ para disfrutar de su descanso invernal

REALICE UN COMENTARIO