Alimentación

Dieta en personas mayores: qué se debe tener en cuenta

Cada etapa de la vida tiene diferentes necesidades nutricionales y, en este caso, muchos son los factores a tener en cuenta para que sea equilibrada y beneficiosa

Friends Enjoying Lunch At Home Together

Las personas mayores son  más delicadas, por lo que deben tener especial cuidado en su alimentación para que no les influya negativamente.

Si se encuentran sanas, pueden llevar una dieta igual que cualquier persona de menor edad. Sin embargo, debemos respetar principios de una comida variada y equilibrada.

Cuando un adulto mayor padece alguna enfermedad como demencia, alzheimer, problemas cardiovasculares, diabetes u otra enfermedad que requiera de un cuidado más especial, en este caso necesitarán una dieta personalizada a sus necesidades con pautas a seguir a través de un médico o nutricionista.

Disfunciones a destacar

  • Salud oral:  en esta etapa de la vida es bastante común que se produzca una disminución del flujo de saliva, originando sequedad en la boca. Además es muy frecuente la pérdida de las piezas dentales, por lo que aumenta el uso de las prótesis. Esto disminuye la eficiencia de la masticación y da mayor pereza comer alimentos más duros porque es mucho más complicado y termina afectando los hábitos de alimentación de las personas.
  • La disfagia: Para quienes tengan la dificultad de tragar los alimentos, es recomendable tomar dietas más blandas y uniformes, que sean más fáciles de masticar para que las podamos tragar y, a la vez, tener una buena alimentación. A fin de minimizar el riesgo de atragantamiento.

Dieta aconsejable para personas mayores:

El objetivo de la adecuada alimentación en una persona mayor es mantener un óptimo estado de salud que permita cubrir las necesidades nutricionales. Debemos evitar deficiencias, mantener el adecuado peso corporal y retardar la progresión de enfermedades relacionadas con la nutrición.

Las personas mayores necesitan una dieta de alta densidad de nutrientes, lo más variada y equilibrada posible. Esto quiere decir que tienen necesidades energéticas muy específicas: con menos calorías, pero sí que necesitan más vitaminas y minerales, en especial en la vitamina B y minerales como el calcio o hierro.

Otra cosa muy importante son las proteínas. Masticar carne, por ejemplo, se les hace mucho más difícil y vemos ancianos que no la comen, con lo que consumen menos proteínas y éstas son imprescindibles para mantener la masa muscular. Para los hidratos de carbono es preferible que elijan cereales integrales y también legumbres,  porque proporcionan más fibra, vitaminas y minerales. Optar por preparaciones simples: asadas, hervidas, en sopa y menos fritos.

En proteínas están por un lado los lácteos, conviene consumir leche o yogur; que sean semidesnatados porque a estas edades suele haber problemas de colesterol alto o sobrepeso, y se hace con el fin de reducir el número de grasas saturadas. Además, consumir aceite de oliva cada día, ayuda a regular el colesterol.

En cuanto a las carnes, les va muy bien elegir las magras eliminando la grasa visible antes de prepararlas. Deben intentar consumir más pescado, por lo menos 3 veces por semana.

Y por último hay que tener mucho cuidado con el consumo de sal, que normalmente acompaña a las carnes. Lo ideal es que sea baja o moderada con el fin de conseguir una presión arterial normal.

La hidratación también es muy importante en esta etapa porque la sensación de sed disminuye. No hay una hidratación diferente, pero hay que prestarle más atención, porque no suelen ser conscientes. Hay que recordarles que deben beber 1,5 litros de agua bebida al día.

Deben intentar compensar con alimentos con mucho aporte de agua como frutas y verduras. Reducir el consumo de bebidas alcohólicas o bebidas como café y té, porque son excitantes y a estas edades suele haber problemas con el sueño.

El gusto, la vista, el olfato, el oído y el tacto van disminuyendo paulatinamente, en mayor o menor grado, según la persona, el estilo de vida que han llevado, las enfermedades que tengan o los medicamentos que utilicen.

En lo referente al gusto y el olfato, afectan a la percepción de los sabores y en algunos casos puede producir una disminución del apetito.

Se aconseja preparar comidas muy variadas, atractivas, combinando colores y olores, utilizando hiervas aromáticas distintas, así como vigilar la temperatura. En el caso de que haya algún problema de salud más complicado, sería adecuado que esa persona coma acompañado de la familia o de un cuidador.

Fuente: EFE Salud

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”