Política

Corrupción era Scioli: fue a la Justicia por una causa y terminó preso por otra

Se trata de Víctor Hugo Shama, un empresario que se enriqueció gracias a las estafas realizadas a IOMA, de provincia de Buenos Aires. El fraude incluyó facturas truchas y medicamentos oncológicos

IOMA

Víctor Hugo Shama, un empresario de medios según su inscripción en la AFIP, era el punto de contacto entre funcionarios de la obra social IOMA de la provincia de Buenos Aires y las farmacias que comercializaban en el mercado negro.

El viernes pasado se presentó ante la Justicia para notificarse de una causa anterior, pero terminó detenido en la comisaría de Tolosa por un pedido de captura que pesaba sobre él por otras estafas que tendrían que ver con la impresión de facturas truchas.

En 2013 estuvo detenido por una estafa millonaria alrededor de medicamentos oncológicos, pero consiguió la libertad gracias al juez de Garantías de La Plata, César Ricardo Melazo, quien le concedió la “excarcelación estraordinaria”.

Las conexiones entre las estafas en el Ministerio de Salud y en IOMA aparecieron a partir del análisis de una serie de escuchas. Al igual que en otras causas de corrupción en la obra pública, se presentaba una empresa verdadera y otras truchas, y se direccionaba la compra de insumos a la que se quería beneficiar.

Por este entramado y asociación ilícita se investiga la aparición de sociedades off shore tras el escandaloso caso Panamá Papers.

Por el caso aún se encuentra prófugo el subsecretario de Prevención de las Adicciones, Carlos Sanguinetti. Tiene captura nacional e internacional.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición