Alimentación

Esta leche es una alternativa a la de vaca y aporta mucho más calcio

Esta bebida hecha a base de sésamo, brinda una gran cantidad de nutrientes y es una opción para quienes padezcan intolerancia a la lactosa o sean veganos. Conocé como prepararla en tu casa

leche-de-ajonjoli

Para quienes sean intolerantes a la lactosa, como para quienes lleven adelante una dieta vegana, la leche de sésamo es una opción que además aporta una gran cantidad de calcio, exactamente nueve veces más que la de vaca.

Las semillas de sésamo son especialmente ricas en minerales, entre los que destacan el calcio, hierro, zinc, cobre, cromo, fósforo y magnesio; además también aporta grasas insaturadas y proteínas.

Entre sus virtudes nutricionales más interesantes, se destacan sus virtudes a la hora de prevenir la infertilidad masculina por su contenido en zinc, ayuda a reducir los niveles de colesterol y es ideal para mujeres embarazas y que se encuentren en la menopausia.

LEA MÁS  La enfermedad que padecen 325 millones de personas pero pocas lo saben

La leche de sésamo es una bebida de origen vegetal que se obtiene a partir de las semillas de sésamo o ajonjolí, y al igual que la soja, la de sésamo es especialmente rica en lecitina, ácidos grasos insaturados (destacando sobretodo los ácidos grasos omega 6 y omega 9), vitaminas y minerales (sorprendiendo por su altísimo contenido en calcio).

LEA MÁS  Ayudá a tu cuerpo a recuperarse del daño de la celiaquía

Entre los beneficios de la leche de sésamo se destacan los siguientes:

  • Ayuda a reducir los niveles altos de colesterol en sangre.
  • Previene el agotamiento nervioso y cerebral.
  • Evita la arteriosclerosis.
  • Útil en estados carenciales: debilidad ósea, osteoporosis y pérdida del cabello.
  • Adecuada en el tratamiento de problemas nerviosos, como ansiedad, estrés, irritabilidad o depresión.

Modo de preparación:

LEA MÁS  ¿De qué depende que seamos o no golosos?

Ingredientes:

  • 1 taza de sésamo (preferentemente el de color negro, ya que tiene más calcio)
  • 3 tazas de agua

1. Dejar el sésamo en remojo con agua de 8 a 12 horas.

2. Desechar el agua y procesar las semillas hidratadas en la licuadora junto con las tazas de agua.

3. Si se prefiere, puede colarse y también endulzarse con miel o stevia, aromatizarla con vainilla y/o canela, y conservarla refrigerada solo por 24 horas.

Fuentes: Natursan / La Bíoguía

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO