Salud

Increíble: el caso del hombre que no lo para ni el hecho de no tener corazón

Por un problema cardíaco, el estadounidense y deportista Andrew Jones depende de un dispositivo de asistencia ventricular para vivir. ¿Cómo desarrolla su actividad?

jueves 8 de septiembre de 2016 - 8:21 am

Una increíble historia de superación. Amante del deporte y del atletismo desde que era un niño que iba al colegio, Andrew Jones recibió en el año 2012 una noticia devastadora para su vida: fue diagnosticado con miocardiopatía hipertrófica.

Se trata de una enfermedad que afecta los músculos cardíacos y provoca que aumente y se inflamen, siendo menos eficientes para el bombeo de la sangre para todo el cuerpo, provocando eventualmente un paro cardíaco.

LEA MÁS  Cómo saber si tenés un tapón en el oído

La única solución: un trasplante. Jones tenía sólo 23 años en ese momento. Pero como el corazón no aparecía, los médicos debieron implantarle un dispositivo de asistencia ventricular, una especie de bombeadora mecánica que transporta sangre a través del cuerpo como lo haría un corazón saludable.

Según detalla el diario Clarín, el aparato está conectado a una mochila que Andrew debe llevar consigo a todos lados las 24 horas del día, es la batería que le da energía al dispositivo.

LEA MÁS  Cuatro tips para que tu pelo sea más fuerte

“Soy el zombi más apuesto que vas a ver en toda tu vida”, bromea refiriéndose al hecho de que no tiene pulso. Con el mismo desparpajo, este deportista de 26 años de la ciudad de Farmington, en Connecticut, Estados Unidos, no teme mostrar las cicatrices de sus operaciones o contar que cada noche debe cargar la compleja maquinaría que lo mantiene con vida o confesar que espera con ansias el trasplante de corazón que le permitirá dejarla atrás.

LEA MÁS  Los hábitos que debés cambiar a la hora de ponerte ortodoncia

“En la noche conecto el teléfono a la energía y después me conecto a mí mismo”, sostiene jocoso. Según la Red Unida por la Donación de Órganos (UNOS, por sus siglas en inglés), un donante de órganos puede salvar hasta 8 vidas; sin embargo, unas 22 personas mueren al día porque un órgano no estaba disponible a tiempo para ellos.

COMENTARIOS