Sociedad

La dramática historia de la mujer de Misiones “presa” en Egipto

La joven argentina dijo que fue víctima de violencia de género y que no puede abandonar el país sin perder para siempre el contacto con sus hijas, quienes -asegura- tienen "el cerebro lavado" por su padre

presa en egipto

Carolina Pavón nación en Misiones, pero cuando estudiaba en la Universidad Nacional de su provincia conoció a Amud Abdasala, un contador egipcio, con quien se casó tras estar un año de novios y se mudaron a Buenos Aires. En 2004 nació su primera hija y decidieron vivir en El Cairo, Egipto.

Instalados en su nuevo hogar, tuvieron una segunda hija. Carolina dejó los trabajos que conseguía en distintas empresas multinacionales para dedicarse a su familia, pero no todo era como ella quería.

“Tuve que adaptarme a una nueva vida, a una sociedad machista que me obligó a cambiar de ropa, a otras costumbres. La religión musulmana reprime derechos elementales vigentes en Occidente. De pronto mi esposo comenzó a ponerse violento, no me dejaba salir de la casa, me golpeaba, maltrataba, considerándome de su exclusiva propiedad”, dijo a Radio News de Posadas.

Y agregó: “La situación se puso demasiado tensa. Pude escapar para refugiarme en la residencia de unos amigos extranjeros, sobre el Mediterráneo, en un barrio cercano a Alejandría que está habitado en su mayoría por diplomáticos. Para hacer frente a mis gastos, hago tareas domésticas, lavo, cocino y cuido a un anciano que padece de varias enfermedades”.

Pero hay determinadas leyes locales que le impiden abandonar el país y poder volver a ver a sus hijas con normalidad.

Carolina quiere tramitar un divorcio legal con un régimen de visitas. “No me deja verlas. Estoy aterrorizada, desesperada. Quiero volver a la Argentina pero tampoco puedo porque las leyes de Egipto me lo impiden. Comuniqué el caso a la Embajada argentina y ahora pido al gobierno de Misiones, donde nací, que haga algo en mi favor”.

En diálogo con radio Belgrano, Carolina habló de lo difícil que es comunicarse con sus dos hijas, que tienen 11 y 7 años: “A las nenas no las veo desde diciembre. Hace una semana intenté ver a mis hijas y ellas me rechazaron, me dicen que me saque el velo, que soy una vergüenza, tienen el cerebro lavado. El padre les hizo prometer que no iban a hablar conmigo”.

Además, contó en una nota con Misiones Cuatro: “Mis hijas decían que Argentina es el lugar del pecado, donde comen cerdo, toman alcohol, fuman, que era un infierno. Para ellas soy Satanás que se sacó el velo y va a arder en el infierno. El padre les dice que si me ven, van a arder en el infierno también”.

Por último, hizo referencia a la ayuda que recibe de parte de la embajada argentina, aunque las leyes egipcias son una gran traba: “La embajada está conmigo desde un principio, pero acá están las leyes del país, que no se pueden saltar. Van a hacer una solicitud especial al gobierno egipcio”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017

El hijo de Ricardo Lorenzetti se accidentó en la autopista Rosario-Santa Fe

El vehículo mordió la banquina y se despistó. Días atrás, el presidente de la Corte Suprema protagonizó un choque con una moto en la ciudad de Rafaela