Espectáculos

La Gran Willy: Vilas anunció que espera otro hijo

El ex tenista Guillermo Vilas anunció a través de su cuenta de Twitter que su mujer, la tailandesa Phiangphathu Khumueang, está embarazada; es el cuarto niño que tendrán juntos

Former Argentinian tennis player Guillermo Vilas waves to the crowd at the end of the match opposing  Swedish Robin Soderling to Spain's Rafael Nadal during the first round of the French Tennis Open at Roland Garros in Paris 29 May 2006. Defending champion Rafael Nadal set a new record of 54 matches unbeaten on clay on when he defeated Sweden's Robin Soderling 6-2, 7-5, 6-1 to reach the French Open second round. The Spanish second seed passed Guillermo Vilas's record of 53 clay wins in a row set back in 1977, the year the Argentinian won Roland Garros. AFP PHOTO BERTRAND GUAY

Dicen que nunca es tarde para ser padre. Y vaya que lo sabe Guillermo Vilas.

Es que el tenista argentino más importante de la historia será papá a los 64 años de edad; ya había sido por primera vez y con 51 años de Andanin, de 13 años y también tenista; luego, también lo fue de Intila (6) y Lalindao (5).

LEA MÁS  La sobrina de Cerati se opone a que el CCK lleve el nombre de su tío

La madre del hijo es la mujer de Willy: la tailandesa Phiangphathu Khumueang, de 33 años, con quien se casó en 2005 (y renovó sus votos este año, con el código civil argentino, pues se habían casado en Tailandia).

La comunicación oficial fue a través del Twitter, con una foto con su mujer y sus hijas.

LEA MÁS  Un periodista destrozó futbolísticamente a Rocío Oliva: "Es medio paquete"

 

¡Felicidades, Guillermo! 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero