Protestas

Interna en el Gobierno por el control de las protestas sociales

Mientras el Ministerio de Seguridad, encabezado por Patricia Bullrich, sostiene la vigencia del protocolo antipiquetes y propone aplicar sanciones inmediatas, Vidal y Larreta apuestan al diálogo

Una interna que provoca confusión dentro del Gobierno del frente Cambiemos. ¿El motivo? El control de las protestas sociales.

Según detalla el diario La Nación, mientras el Ministerio de Seguridad, encabezado por Patricia Bullrich, sostiene la vigencia del protocolo antipiquetes y propone aplicar sanciones inmediatas a aquellos que corten calles y accesos, otros sectores del gabinete y las administraciones de María Eugenia Vidal (provincia de Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (ciudad de Buenos Aires) se inclinan por soluciones de “consenso” que eviten la confrontación.

“Fue increíble. Teníamos todo arreglado para que desalojaran y diez minutos antes del plazo convenido llegaron los gendarmes. Nadie sabía nada, menos mal que no hubo víctimas”, relató un alto funcionario bonaerense en referencia al violento operativo, el miércoles 24, en la autopista Buenos Aires-La Plata, tomada durante horas por piqueteros de la CTD Aníbal Verón y Barrios de Pie.

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; su par provincial, Santiago López Medrano, y el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, monitoreaban el precario acuerdo alcanzado con los piqueteros, que incluía un desalojo pacífico de la autopista (bloqueada totalmente) a las 15.

El teléfono de la gobernadora Maria Eugenia Vidal permanecía abierto. “Podía haber salido mal si alguien se golpeaba en la carrera, o si alguien se excedía en el procedimiento. No pasó nada, pero se actuó en un lugar sin jurisdicción”, afirmaron desde la sede gubernamental de La Plata.

Desde la Casa Rosada apoyaron el accionar de Bullrich y la Gendarmería. “Los grupos que estuvieron en la autopista violaron todas las reglas: no avisaron que iban a cortar, no dejaron un carril libre, tuvieron problemas con los autos que circulaban”, afirmaron desde la jefatura de gabinete.

Y agregaron: “Hay una fantasía generada que supone que esta situación se puede arreglar de un día para otro. Va a llevar tiempo”, agregaron desde el equipo del jefe de gabinete, Marcos Peña.

En territorio bonaerense, la política de Stanley (apoyada por la gobernadora Vidal) se basa en la necesidad de generar confianza con los movimientos sociales a fin de morigerar el tono de sus demandas. Pero en este caso también se vieron sorprendidos por la virulencia del reclamo.

La situación planteada en la provincia de Buenos Aires se da, con asiduidad, en la ciudad de Buenos Aires. También allí se plantearon, en más de una oportunidad, distintas posturas entre la Casa Rosada y la gestión de Rodríguez Larreta.

“La diferencia entre ellos y nosotros es que a la provincia esto le ocurre de vez en cuando, a nosotros nos pasa casi todos los días”, afirmaron cerca del jefe de gobierno.

¿Cómo se resuelven estas diferencias? Nadie duda en la Casa Rosada que Bullrich tiene el aval del presidente Mauricio Macri, más allá de las críticas en voz baja a su estilo de alguno de sus compañeros.

Pero ni Vidal ni Rodríguez Larreta tienen previsto por el momento aplicar el protocolo que prevé desalojar las manifestaciones por la fuerza salvo en casos muy puntuales.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

Cristina Fernández acusó de “hostigamiento” y de no garantizar su seguridad al Gobierno

La ex presidenta se enojó después de que el Ministerio de Seguridad no permitiera que su custodia viajara con sus armas reglamentarias a Brasil