Ciencia

La contaminación lumínica y los efectos negativos en nuestra salud

El nuevo Atlas Mundial del Brillo Artificial del Cielo Nocturno nos alerta de las consecuencias del uso excesivo de la luz eléctrica, que cada vez se utiliza en mayor medida

orig_228214

El nuevo Atlas Mundial del Brillo Artificial del Cielo Nocturno, producido por un grupo de destacados científicos encabezados por el italiano Fabio Falchi fue publicado hace poco por la revista científica “Science Advances”.

Mide lo que se conoce como “resplandor de la luz artificial”, que es la luz reflejada de la eléctrica, que se esparce por la atmósfera en todo el mundo. El resplandor lumínico es consecuencia de la contaminación lumínica, o del exceso de luz eléctrica durante la noche.

Una prueba sobre cuán lejos hemos llegado en la destrucción del cielo nocturno con el resplandor lumínico es que, según calculan Falchi y sus colegas, la Vía Láctea ya no es visible para una tercera parte de la humanidad, sobre todo en las regiones más industrializadas.

Esto afecta a la salud medioambiental y pública. En las zonas que el mapa muestra en rojo, los autores nos dicen que la gente no experimenta la noche real debido a un crepúsculo artificial por el brillo en el cielo.

De hecho, tal y como explican Falchi y sus colegas, “el país con mayor contaminación lumínica es Singapur, en donde toda la población vive bajo un cielo tan brillante que el ojo no puede adaptarse completamente a la visión nocturna”.

F2.large_-768x342

Los efectos en nuestra salud de estas fuentes lumínicas en la noche y el brillo que causan en el cielo son objeto de una intensa investigación y todavía no fueron completamente calculados. Pero lo que se sabe es que la contaminación lumínica se está expandiendo a un ritmo epidémico.

Los humanos, como la mayoría de los seres vivos del planeta, tienen un ritmo circadiano endógeno; un ciclo construido de patrones de sueño y de vigilia, hambre, actividad, producción de hormonas, temperatura corporal y otros procesos fisiológicos.

El ciclo dura unas 24 horas y la luz, sobre todo la del sol, y la oscuridad son importantes para su funcionamiento, pero este brillo afecta a este ritmo.

El brillo del cielo que muestran los atlas está, probablemente, por debajo del umbral y afecta directamente a nuestros ritmos circadianos.

Recientemente comenzó a sospecharse que algunos trastornos graves podrían ser el resultado de la interrupción de esto, como la falta de sueño, la obesidad, algunos tipos de cáncer y alteraciones del estado de ánimo.

También hay algunas serias consecuencias ecológicas de la contaminación lumínica, que incluyen episodios de mortalidad en aves migratorias y en mamíferos marinos.

Este conocimiento está siendo explotado para producir recursos lumínicos apropiados según la hora del día: es mejor la luz brillante con alto contenido de azul (como fluorescente compacta) en la mañana, y la luz tenue con bajo contenido de azul (como las lámparas incandescentes de baja potencia) cuando comienza a anochecer.

Fuente: BBC Mundo

america-del-sur

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri y su equipo culmina su “retiro espiritual” con muchos objetivos para 2017

La reunión en el complejo turístico de Chapadmalal que termina hoy al mediodía cierra con una cantidad numerosa de objetivos para el próximo año

Cuál fue la ausencia más notoria del retiro en Chapadmalal

La reunión en la costa marplatense contrasta con la modalidad implementada durante el kirhcnerismo, donde no eran habituales las reuniones de Gabinete