Escándalo en Brasil

Temer y su primera polémica: confirmó que su esposa tendrá un cargo en el Gobierno

La primera dama actuará en un programa coordinado por el Ministerio de Desarrollo Social. Meses atrás, Temer había dejado entrever que su mujer, Marcela, estaba muy comprometida con las cuestiones sociales

Marcela Temer

Tras asumir como presidente de Brasil, Michel Temer ya tomó su primera decisión polémica: confirmó que su esposa tendrá un cargo en su gobierno.

Meses atrás, cuando se hizo cargo del forma provisoria del gobierno de Brasil, Temer había dejado entrever que su mujer, Marcela, de 33 años, estaba muy comprometida con las cuestiones sociales y que por ello en un futuro podría llegar a tomar cartas en el asunto.

Y ahora, de acuerdo a una nota publicada por el diario O’Globo, la primera dama actuará en un programa coordinado por el Ministerio de Desarrollo Social.

El enfoque del programa, que será lanzado en la tercera semana de septiembre en un gran evento en el Palacio Presidencial, será el servicio a los 4 millones de niños de cero a cuatro años que integran “Bolsa Familia”.

“Marcela enfrentará su primer desafío en la actuación de este programa social. Ella es madre y tiene todos los ingredientes para ayudar en esta área”, indicó uno de los asesores del nuevo presidente.

Ya desde la semana pasada, el gobierno trabaja en la formación de un equipo para que acompañe a la primera dama.

El programa comenzará a implementarse en diez ciudades como proyecto piloto, incluyendo Boa Vista, Arapiraca y Pelotas. Para el próximo año se prevé un presupuesto de 300 millones de reales, cifra que podría ascender.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”