Salud

¿Cómo debe ser una siesta perfecta?

¿Es siempre bueno realizar esta actividad? ¿En qué condiciones se debe hacer, para mejorar la productividad y tener mejor humor? Te presentamos cinco consejos para tener en cuenta

La siesta es parte de la tradición de algunos países como Grecia y España. Y otros –como Japón- han investigado los beneficios de dormir unos minutos a mediodía para ver si vale la pena fomentarlo.

Cinco consejos para que una siesta sea perfecta:

1) Necesitarla

La siesta no necesariamente es buena para todos y en todas partes. Hay contextos socioculturales –como en los países mediterráneos o desérticos- donde la siesta se institucionalizó más bien como una necesidad ante el extremo calor del verano.

En otros países donde la siesta no es necesaria por clima ni corresponde a un contexto sociocultural, es recomendable sólo para aquellos que la necesitan. Es decir, para aquéllos que por alguna razón no durmieron lo suficiente de noche y están cansados.

2) En un lugar cómodo y un contexto adecuado

Tener sueño después de almuerzo no es suficiente para entregarnos a los brazos de Morfeo. De hecho, no es comer lo que nos da sueño en la hora cercana al mediodía, sino un fenómeno fisiológico.

A la mitad de nuestro día útil, todos los seres humanos experimentamos una reducción fisiológica que disminuye la alerta. Lo que es mundialmente conocido como el “sueño después de almuerzo”, pero que no está ligado a qué o cuánto comemos.

3) No más de media hora

La Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. recomienda una siesta de 20 a 30 minutos “para mejorar el estado de alerta y el rendimiento sin quedar aturdido o que interfiera con el sueño nocturno”.

4) Entender que ayuda, pero no hace milagros

Según la doctora Sandra C. Mednick, autora del libro “Toma una siesta, cambia tu vida”, dormir siesta puede restaurar la sensibilidad de sentidos tan diversos como la vista, el oído y el gusto.

Y un estudio reciente de la revista Personality and Individual Differences realizado con 40 voluntarios de entre 18 y 50 años con la misma cantidad de sueño promedio arrojó que los que dormían una hora de siesta podían intentar realizar una tarea imposible durante más tiempo sin frustrarse. Del otro lado, los que no dormían siesta eran más impulsivos y perdían la paciencia más rápido.

5) Que complemente, pero no reemplace el sueño nocturno

Los beneficios de la siesta están asociados a un fenómeno creciente –y preocupante- a nivel mundial: la gente cada vez duerme menos en la noche.

Un adolescente debiera dormir nueve horas en la noche y un adulto ocho. No dormir lo suficiente de noche es perjudicial para la salud. Y no hay siesta que recupere el tiempo perdido.

Fuente: BBC Mundo

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gritos y abucheos en Diputados por la situación de Milagro Sala

“Fue una mafiosa y no me llama la atención que muchos expresaron durante largo tiempo que trabajaron con Milagro Sala muy bien”, acusó la diputada jujeña Burgos a los diputados del FPV que pidieron por su liberación

El audio de un cura denunciado por abuso: “La tentación es más grande”

Fernando Yañez tenía a su cargo menores internados en un hogar; en una grabación, admitió los delitos: “Uno está rodeado de varones y necesita cariño”