Alimentación

Cómo influye una buena digestión en nuestras emociones

El cerebro y el aparato digestivo tienen una relación muy estrecha, por lo que una buena nutrición es imprescindible para que repercuta de forma positiva en la mente

martes 30 de agosto de 2016 - 5:49 pm

Según especialistas de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), “la normalidad digestiva favorece el equilibrio emocional”, ya que ambos sistemas están relacionados.

Una extensa red de neuronas y distintos tipos de neurotransmisores conectan las paredes del estómago y el intestino con el córtex cerebral y envían información de lo que pasa en el aparato digestivo y de cómo se desarrolla la digestión.

Este sistema actúa también como una alarma, por lo que cuando algo no funciona bien, los nervios sensitivos localizados en las paredes inflamadas del tubo digestivo se hipersensibilizan y amplifican los estímulos locales que originan el malestar, la náusea, el dolor, etc.

LEA MÁS  Tips saludables: ¿qué debemos comer antes, durante y post actividad física?

El cerebro registra estas señales procedentes del sistema digestivo y, a su vez, las modifica bajo el influjo de emociones como la angustia, la ansiedad o la depresión, que a menudo se asocian a padecimientos molestos de larga duración, y que agravan y perpetúan el trastorno.

La relación entre cerebro y sistema digestivo es bidireccional, por lo cual diversas enfermedades digestivas que cursan con inflamación o irritación, como la colitis o la gastritis, se agravan cuando, por causas emocionales, aumenta el estrés o la ansiedad.

“La salud digestiva depende del equilibrio homeostático entre la función cerebral y la función digestiva (sensibilidad, motilidad, inflamación y microflora) y, a su vez, está influida por la dieta”, indicó uno de los doctores.

LEA MÁS  Los secretos de la dieta japonesa para no subir de peso ni envejecer

Así, la SEPD aconseja cuidar el intestino para favorecer el tránsito intestinal, saber relajar el abdomen, cuidar la flora intestinal y dedicar el tiempo que cada uno necesite para ir al baño.

Además se recomienda vigilar lo que comemos y entender lo que nos sienta bien y mal para adaptar la dieta a nuestro bienestar.

Por su parte, los especialistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido ofrecen varias recomendaciones en lo referente a la alimentación para hacer bien la digestión. En primer lugar, es imprescindible el consumo de fibra, pero ésta debe proceder de diversas fuentes: pan integral, arroz integral, frutas, verduras, porotos, avena, etc.

LEA MÁS  La dieta efectiva para reducir el colesterol malo

A algunas personas, la ingesta de cereales les produce gases e incluso puede llegar a desencadenar el síndrome del intestino irritable. En estos casos, el consumo debe hacerse a partir de vegetales y frutas.

Del mismo modo, recomiendan beber mucho líquido, especialmente agua ya que facilita el tránsito de los deshechos a través del sistema digestivo y ayuda a evacuarlos con más facilidad.

Fuente: EFE

COMENTARIOS