Sociedad

San Luis: el incendio forestal arrasó 8500 hectáreas y sigue latente

Hasta el momento, no hubo víctimas fatales ni casas quemadas, según informaron desde el Gobierno. El fuego que había sido controlado se reavivó debido al intenso viento presente en la zona

Los bomberos y brigadistas de San Luis intentaban contener el incendio forestal que consumió más de 8.500 hectáreas de vegetación en las sierras, aunque por la rotación del viento hubo evacuados durante la madrugada de hoy en el barrio Sierras Marianas a raíz del avance de las llamas.

El jefe de San Luis Solidario, el subcomisario Darío Zabala, destacó que había guardias en zonas afectadas por los fuegos porque “resta apagar pequeños focos que quedan” pero remarcó que “el incendio estaría contenido”.

Zabala dijo al canal de noticias TN que si bien aún no se conocía un relevamiento oficial de daños “seguramente en algún paraje alguna vivienda ha sufrido afectación”.

Anoche, un cambio de la dirección del viento generó complicaciones en la zona del barrio privado Sierras Marianas, ubicado entre El Suyuque y Villa de la Quebrada, a unos 35 kilómetros al norte de la capital puntana. El giro hizo que el fuego llegara hasta muy cerca de las viviendas y los pobladores debieran ser “evacuados preventivamente”, confirmó este mediodía el subjefe de la Policía de San Luis, el comisario mayor Claudio Latini.

“Un frente grande, que lo estaban combatiendo desde la mañana (del sábado) ingresa al barrio. Inmediatamente se sacó a los vecinos que había allí y gracias a Dios no hubo que lamentar ninguna víctima. Se quemó todo pero las viviendas no sufrieron daños”, especificó.

El jefe policial explicó que solo fueron afectados pórticos y quinchos “que están hechos con vigas dobles de madera, con techo de chapa”, mientras el fuego también destruyó postes que llevan la energía eléctrica y los alambrados. A pesar de los destrozos, Latini confirmó que “no hubo que lamentar víctimas” y contó que alrededor de las 3 las personas que viven en el lugar ya pudieron regresar a sus hogares.

Tras el incidente en Marianas, “el fuego se descontroló, pasó y se fue hacia Villa de la Quebrada” y llegó “a un negocio que está a la vera del camino que produce miel”, añadió. “Al fuego se lo paró a la altura del río Guascara, antes de llegar a la Villa se lo logró controlar”, precisó el comisario.

El comité interministerial de crisis brindó anoche, antes de estos acontecimientos, un informe en la Comisaría de Villa de la Quebrada, en el que señaló que había alrededor de “8.500 hectáreas quemadas” hasta las 19 y que “podría haber más”.

“Aproximadamente son 8.500 hectáreas las que se han perdido desde que se inició el incendio hasta el momento”, dijo el ministro de Campo y Medio Ambiente, Cristian Moleker, quien describió que el accionar del viento solo dañó pastizales.

Y, remarcó que “en la fauna el incendio impacta en los cachorros porque se corta un ciclo vital importante. Tenemos que tener muchísima conciencia en tratar de prevenir los incendios”.

Moleker advirtió que “este verano los municipios van a tener muchísimos problemas para potabilizar el agua” y señaló que “los que viven del turismo van a tener sus ríos totalmente contaminados porque el suelo pierde mucho agarre y hay arrastre de material hacia los cursos de agua y por lo tanto generan un enorme daño, no sólo para el medioambiente, sino también para la actividad económica de estas localidades”.

Aunque las condiciones climáticas han tenido una leve mejora, no hay pronóstico de lluvias para los próximos días, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Fuente: DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Impunidad: dos años de la denuncia de Nisman y sigue todo sin resolución

El fiscal construyó su acusación contra el gobierno de Cristina Kirchner, a partir de 40.000 escuchas telefónicas, pero no incluyó todas en el documento

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/nisman-2.jpg

Grave y millonaria denuncia contra la obra social OSDE

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/osde2.jpg

La empresa Swiss Medical presentó un reclamo ante la Superintendencia de Salud. La maniobra habría comenzado en 1989 y se extendió durante 22 años