Mundo

A un año de la tragedia, qué reclama la familia del nene sirio

Tima Kurdi, la tía de Alan, el chico de 3 años que murió ahogado en Turquía, contó el dolor y reflexionó sobre el impacto de aquella triste imagen

La imagen de Aylan Kurdi (el niño de tres años que murió junto con su hermano Galip y su madre, Rehana, cuando su embarcación volcó el 2 de septiembre entre Turquía y la isla griega de Cos) sobre las costas y sin vida conmovió al mundo entero y se convirtió en símbolo de la crisis que viven los refugiados de Oriente Medio.

Tima es la única de la familia que acepta hablar con la revista Viva. En una entrevista exclusiva, vía Skype, recuerda las palabras de Abdullah (el padre) el día de la tragedia: “‘La foto de mi hijito es un llamado de atención al mundo para que se despierte’, me dijo”.

Tima Kurdi

Tima Kurdi

A un año del naufragio, ¿usted cree que el mundo se ha despertado?

La mayoría de la gente reaccionó ante esa foto. Nómbreme una sola persona que al ver la foto de Alan en la playa no haya llorado. Pero de a poco eso se desvaneció y en pocos meses cada uno volvió a su negocio. Y cada vez es peor. A la gente que no quiere a los refugiados y sale a protestar en contra de ellos, yo le pediría que emplee esa misma energía en protestar ante los políticos de sus países para que terminen esta guerra sangrienta en Siria. Es mi opinión, pero les pediría que terminen la guerra y que dejen al pueblo sirio decidir si quiere a Assad (Bashar al-Assad, actual presidente de Siria) o no como gobernante. Los sirios quieren volver a casa y reconstruir sus vidas.

¿Cómo fue este año para su familia?

No hay una palabra que pueda describir lo que ha sido este año para nosotros. La guerra lleva ya cinco años. Luego de todo este sufrimiento,¿qué más tiene que suceder para que detengan esta guerra? Luego de esta tragedia, hablando con mi hermano Abdullah, nos hemos dado cuenta de que el mundo occidental no tiene en realidad verdadera idea de lo que esa gente está atravesando.

¿Qué le pediría a quienes tanto se conmovieron con la foto de Alan?

Me gustaría volver a poner esa foto delante de la mirada del mundo entero y preguntar: ¿qué hizo usted cuando vio esta foto? Quisiera que la gente se vuelva a sentir como aquel día para que tome cartas en el asunto y haga algo. Quisiera que en la cabeza de la gente perdure la imagen de aquella foto. Ese momento en el que cada uno de ustedes vio la foto. Qué reacción tuvieron, cómo se sintieron, qué hicieron. Fue un llamado de atención. Vi fronteras que se abrieron, desaparecieron los traficantes pero luego todo eso se fue desvaneciendo.

Apenas se supo que el gomón se había dado vuelta en medio del mar, el presidente turco, Tayyip Erdogan, en una conferencia en Ankara, culpó a los países europeos, “los mismos que han convertido el Mediterráneo, cuna de las civilizaciones más antiguas del mundo, en un cementerio de refugiados, comparten la culpa por cada refugiado que pierde la vida”, dijo Erdogan.

En su cuenta de Twitter, el primer ministro francés Manuel Valls posteó: “Tenía un nombre: Alan Kurdi. Se requiere acción urgente. Una movilización a lo largo de toda Europa es urgente”.

Tima habla de su propio drama familiar: “Mire la familia Kurdi. La tragedia de mi familia. Mi padre, de 72 años, está solo, en Damasco. Mi madre murió hace mucho. Si mi padre enferma y muere, ¿quién estará allí para ayudarlo? ¿Esto es vida? –se pregunta Tima, que abrió una peluquería en Vancouver–. Abdullah está en Kurdistán, mi hermano Mohammed en Canadá, tengo dos hermanas en Turquía y una en Alemania, que cada vez que me llama llora porque tiene allí un año de asilo, ¿y luego qué? ¿Cuándo volveremos a estar todos juntos? La última vez fue en 2011. Intenté traer a mis hermanos a Canadá pero me pedían documentos y pasaportes que ellos no tenían en Turquía”.

¿Quién tiene la culpa de lo que pasó?

Yo no culpo a nadie. Nosotros, los musulmanes, decimos que cuando te llega la hora, te llega. Pero mi familia no se merecía lo que le sucedió. Muchas veces me recriminé haberle dado el dinero a Abdullah para que les pagara a los traficantes que lo subieron al gomón. Pero vivían una situación desesperante en Turquía. Yo pagaba el alquiler: 200 dólares por mes. El trabajaba como obrero y ganaba 250 dólares mensuales, cuando le pagaban. Galip y Alan le pedían su fruta preferida, banana, y él sólo lograba comprar una y partirla al medio para que los nenes la compartieran. “Tía, ¿me comprás una bici?”, me había pedido Galip. No llegué a comprársela. Viajé a Turquía en 2014 y les compré ropita y comida. Lamento no haberles comprado juguetes…

Tima hace silencio. Se quiebra pero no quiere llorar por Skype. “Es cierto que la gente escapa a Europa pero ¿usted cree que los sirios quieren estar en Europa? Claro que no. Nadie quiere dejar su casa, sus cosas, su tierra y escapar a un país donde no es bienvenido. Piénselo. ¿Cómo se sentiría usted?”, interpela.

Recuerda el intercambio de mensajes de texto con su cuñada Rehan: “Tengo mucho miedo, llevamos días sin poder embarcarnos porque la marea es alta y las olas son enormes”. Y con su hermano Abdullah: “Cuando te llega la hora, no importa donde estés. Ya nos vamos”.

Y recrea una escena que su hermano vivió cuando regresaba del hospital de Bodrum, donde había ido a reconocer los cuerpos de su esposa y sus dos hijitos: “Abdullah estaba devastado. En el camino se cruzó con una familia con chicos que se notaba se estaban dirigiendo al puerto para subir a uno de los gomones de los traficantes. ‘Les ruego que no vayan. No lo hagan. Miren lo que me acaba de pasar a mí’, les imploró Abdullah. La mujer lo miró fijo y le respondió: ‘No tenemos otra opción. Tenemos que hacerlo. Algunos lo logran. Otros no. De cualquier modo estamos muertos’.”

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Video: mirá el calamitoso estado en el que Cristina entregó la Casa Rosada

Un video que se hizo viral en Youtube muestra la Casa de Gobierno por dentro en Enero de 2016; azulejos rotos, techos con humedad y cables pelados, entre otras cosas

No hay caso: la Cámara Federal de Casación rechazó el pedido de Timerman y sigue en pie la causa de Nisman contra Cristina

La Sala I de dicho tribunal decidió rechazar el pedido del ex Canciller y deberá declarar el 19 de diciembre; es para definir si se reabre o archiva la denuncia del fallecido fiscal contra Cristina Kirchner y otros funcionarios