Mundo Animal

Un antiguo misterio: ¿Sonríen los perros?

Según estudios científicos, los canes emiten sonidos especiales y curvan la boca cuando son felices, equivalente a la risa de los humanos

perro-sonriendo

Quienes estamos en contacto con perros, más de una vez habremos sentido que estos simpáticos animales se sonríen y, según los expertos, no estamos tan errados.

Además de mover la cola, los canes pueden demostrar sus emociones, en este caso felicidad, a través de su boca.

El primero en estudiar este gesto fue el científico, autor de best sellers y premio Nobel de Medicina, Konrad Lorenz, quien describió la risa de este animal en su libro “El hombre conoce al perro” (Man Meets Dog, Routledge, 2002).

Él decía que “al sonreír, el perro abre de forma ligera sus fauces y enseña un poco su lengua”, en esta acción el ángulo de la boca se hace más pronunciado y se estira casi de oreja a oreja.

La risa de un perro es más fácil de ver cuando el animal juega con alguien que le quiere y le trata con cariño; también cuando pasa un buen rato en compañía de otras mascotas.

La carcajada del perro también llamó la atención de la experta en comportamiento canino, Patricia Simonet, de la Universidad de Sierra Nevada, en EE.UU.

La etóloga acudió a los parques donde se producían reuniones de estos animales “armada” con potentes micrófonos, con el objetivo de grabar la risa de los perros mientras jugaban y se divertían con otros congéneres.

A través de esta investigación descubrió que el jadeo del can cuando juega no siempre suena del mismo modo: en mitad del divertimiento, produce un sonido distinto y más entrecortado que, además, desencadena la alegría y ganas de diversión de otros perros.

Es la peculiar risa canina. “Para un oído humano no entrenado, la risa del perro emitiría un sonido similar a un hhuh, hhuh“, dice Simonet. Este sonido entrecortado en mitad del jadeo sería la forma sonora de la risa canina.

perro-gracioso-rie

Otro dato llamativo es que las cintas fueron escuchadas por un grupo de 15 cachorros y los pequeños estallaron de alegría solo con escuchar los sonidos enlatados de la risa de otros canes.

El impacto positivo de las risas ha sido utilizado en algunos albergues y centros de adopción ya que estos sonidos mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés de los canes que han sufrido un abandono y que esperan un hogar.

El veterinario Nicolas Dodman, director del departamento de comportamiento animal de la Universidad de Tufts en Massachusetts (EE.UU.) afirma que el perro no solo es capaz de sonreír sino que, además, tiene su propio sentido del humor.

Fuente: Consumer

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Encontraron “cientos de miles de pesos” en el Instituto donde abusaban a nenes hipoacúsicos

El fiscal Fabricio Sidoti busca elementos probatorios de las denuncias de abuso sexual infantil de nenes entre 10 y 12 años en el instituto mendocino

Cristina Kirchner llamó a “sustituir dirigientes” y advirtió: “Ninguno de nosotros es imprescindible”

La ex presidente fue distinguida con un doctorado honoris causa por la Universidad de Lanús en el marco de la Jornada Nacional de Salud