Política

Una vida con muchos malos momentos íntimos: el detrás de escena de Margarita Stolbizer

La diputada, que trata de llevar ante la justicia a Cristina Fernández de Kirchner, tuvo una juventud llena de dificultades, que la hicieron la mujer fuerte que es hoy

miércoles 24 de agosto de 2016 - 8:36 pm

A Stolbizer le cuesta hablar de su vida privada, sobre todo de un momento que vivió en su adolescencia, cuando todavía era soltera y vivía con su mamá Margarita en Morón.

“Eran las seis de la mañana y me levanté con un estruendo impresionante”, cuenta sobre la madrugada de 1984 en que una garrafa explotó en su casa y prendió fuego el deshabillé de su madre. Stolbizer pudo trasladarla hasta el Instituto del Quemado, pero murió algunos días después a causa de las heridas.

Pero según informó Carlos Claá para Noticias, ese no iba a ser el único momento duro de ese año. Había pasado apenas un mes desde la muerte de su mamá cuando un médico le diagnosticó, a los 29 años, el síndrome de Guillain Barré, un trastorno poco frecuente en el cual el propio sistema inmunitario se ataca a sí mismo, provocando daños neuronales, debilidad muscular o, como en el caso de Stolbizer, parálisis. “Por eso me quedaron los ojos así y algunos a veces me cargan”, explica la diputada.

LEA MÁS  La brutal confesión de Carlotto sobre Bonafini: "No quería que buscáramos a los nietos"

Estuvo internada en terapia sin poder moverse, al punto que las enfermeras tenían que cerrarle los ojos para que pudiera dormir. Cuando pudo levantar un pie provocó un festejo de su entonces novio (ahora marido) Juan Laprovittola. Con el tiempo fue recuperando el movimiento y superando esa etapa que aún considera la más triste de su vida.

De aquellas tragedias, que la diputada prefiere guardarse, saca una conclusión: “son las cosas en la vida que nos forman en el coraje. Hay que saber procesarlas positivamente”.

LEA MÁS  En pleno paro, el Gobierno reconoció que los salarios quedaron desactualizados

Superados esos años, Stolbizer se recibió de abogada y se casó con Juan Laprovittola, con quien tuvo tres hijos: “Mi familia me apoya, pero desde afuera”, dice Margarita y luego cuenta que en su casa se habla más de deporte que de política.

En su familia aseguran que no tienen miedo por lo que pueda pasar con la única mujer del clan. Pero sí hay muchos cuidados, como el de su esposo, que había prometido no ir a la audiencia de conciliación de Stolbizer con la ex presidenta, pero al ver por televisión los disturbios que los militantes K producían, se acercó hasta un bar de la zona para estar atento a lo que sucediera.

LEA MÁS  Luján: la crítica más dura de la Iglesia al proyecto de legalización del aborto
COMENTARIOS