Sociedad

Pokémon GO: algunos consejos para los padres

Se trata de un fenómeno reciente, que no alcanza, por empezar, a toda la población infantil sino a aquellos niños que pueden acceder a un celular inteligente

Es difícil mirar a los Pokémon en perspectiva. Se trata de un fenómeno reciente, que no alcanza, por empezar, a toda la población infantil sino a aquellos niños que pueden acceder a un celular inteligente.

Aun así, la suerte de adicción que podemos avizorar es intensa para pequeños y adultos: en Estados Unidos ya hay padres que bautizaron a sus hijos con nombres de Pokémones y la industria alrededor del juego crece y no solo enfocada en los millennials. Por ejemplo, ya se inventaron unas zapatillas que -en modo Bluetooth– vibran y emiten luces para alertar que estamos al borde de cazar a una de estas criaturas.

Y es solo el comienzo. Lo cierto es que, si el juego es imposible de soltar, todos los dispositivos alrededor del él generarán dependencia económica y una suerte de adicción en el comportamiento. Inevitable y digno de pensar como fenómenos social.

El registro visual atraviesa la subjetividad de los chicos en la actualidad y construye su marco de realidad, resignificando categorías de espacio y tiempo. Lo virtual y lo real comparten el mismo territorio. La vista interviene, el tacto también, mediado por la pantalla. Esto activa una sensibilidad, de por sí, diferente.

Su relación intuitiva con la tecnología –mejor que la de sus padres en muchos casos- invierte la jerarquía de conocimiento y les otorga a los chicos un status diferenciador.

Según la consultora Trendsity, ellos “buscan que sus consumos puedan ser personalizables y les permitan la posibilidad de la co-creación de la realidad, de hacer oír su voz y participar. En cierto sentido, quieren plasmar en sus consumos la autonomía conseguida y la rápida capacidad de aprendizaje, también como manera de favorecer su reputación social entre pares”. Resumiendo: los niños se resisten a ser pasivos o menos consumidores que los adultos. Cuanto más tengo, más aprendo, más me destaco, mejor soy. ¿Cuán real es esta ecuación?

¡Vivir en una matrix!

Según el doctor Pablo Slemenson, psicoanalista, profesor y miembro del Consejo Directivo de la Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados, lo novedoso es la mezcla del mundo virtual con el real al superponer las imagenes de ambos y fusionarlas.

“Como las imagenes del mundo virtual tienen mucho parecido tanto al mundo de la fantasía como al de los sueños o al de las alucinaciones, esta mezcla entre ambos mundos tiene algo del atractivo de las ensoñaciones y de lo terrorífico de las alucinaciones. En el cine y en las películas 3D se produce algo similar, pero es claro que estamos viendo una película. La separación entre fantasía y realidad es nítida, clara. Pero si estamos cazando objetos imaginarios en el mundo real o entrenándolos, ya la discriminación no es tan clara. Si esto es posible, quizás también lo es realizar nuestras fantasías liberándonos de los dolorosos límites de la realidad material”.

Consejos para padres

La Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires instó a las sanciones a los alumnos por jugar en clase a Pokémon Go. Las recomendaciones televisivas abundan y hasta la Policía Nacional española publicó un decálogo de recomendaciones para padres cuyos hijos juegan en realidad aumentada.

Algunas recomendaciones para que tengas en cuenta si tus hijos son cazadores incipientes:

1. Alertar a los chicos acerca de descargar la aplicación en tiendas oficiales para que no sean víctimas de posibles virus.

2. Estar atentos a los consumos de los chicos: muchos elementos extras del juego requieren un micropago o pagos con tarjeta de crédito.

3. Aconsejar SIEMPRE permanecer en el mundo real. Tener cuidado con cruces de calle, semáforos, autos, peatones y objetos que se interpongan en el camino.

4. Prevenir sobre las posibles sanciones por jugar en la escuela.

5. La app incluye un sistema de geolocalización, por lo que no es conveniente para los chicos permanecer solos o en lugares peligrosos, esta herramienta puede ser mal utilizada por cyber delincuentes.

6. Poner límites en relación al consumo de “accesorios” para el juego.

7. Acompañar a los chicos a pokelugares, no dejar que vayan solos. Respetar los espacios familiares de dispersión para compartir otro tipo de juegos.

8. Prevenir la posibilidad de adicción, para que el mundo no se achate ni se reduzca a la cacería virtual.

Fuente: Entremujeres

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia

Graves Incidentes en Almagro y Atlético Paraná: Franco Quiróz recibió un balazo de goma en la cabeza

La barra local intentó agredir a un grupo de dirigentes del equipo visitante y la policía reprimió; el futbolista Franco Quiróz, que se había acercado a tranquilizar a la barra, sufrió un impacto en la cabeza; está fuera de peligro