Economía

Blanqueo: consejos para los que tienen algo de capital en negro y quieren entrar

Te presentamos las recomendaciones para los contribuyentes que tienen un pequeño capital en negro y quieren sumarse al plan de exteriorización

Consejos a nivel económico para el blanqueo de capitales. Aunque cuando se habla del régimen de sinceramiento fiscal se alude a las millonarias cuentas en el exterior, en el blanqueo también está involucrada buena parte de la clase media que tiene zonas grises en sus declaraciones juradas en la AFIP.

Según detalla el diario La Nación, un gran número de quienes blanqueen serán lo que los expertos llaman microblanqueadores, porque el capital que tienen en negro está en el límite de los montos mínimos fijados para pagar una penalidad.

Hoy quienes exterioricen menos de $ 305.000 pesos quedarán eximidos, mientras que hasta $ 800.000 la penalidad es del 5% y cuando se supera esa cifra se impone un 10 por ciento.

Lo primero a tener en cuenta es que como las declaraciones juradas son individuales, en una pareja, cada uno de los integrantes puede blanquear un monto de dinero determinado y evitar caer en la multa, “siempre que puedan acreditar que esos fondos provienen de actividades lícitas”, explica el tributarista César Litvin.

El especialista remarca que el blanqueo permite organizar el patrimonio familiar. Si una persona tiene un terreno o una propiedad que debe blanquear, y se trata de un bien que planea dejar en herencia a sus hijos, la exteriorización puede quedar en manos de los herederos.

Si al dividir el valor de la propiedad las partes equivalen a menos de 800.000 pesos, la multa será del 5% en lugar del 10% que pagaría el propietario si blanqueara el total del inmueble a su nombre.

La expansión de los barrios cerrados y condominios desarrollados como fideicomisos fue enorme en los últimos años, pero muchos de esos terrenos y casas no tienen una escritura definitiva hasta pasados varios años desde la adquisición, y por esa razón no fueron incluidos en la declaración jurada del propietario.

Un testaferro no es sólo un oscuro hombre que oculta el patrimonio de un millonario o político corrupto. Un hijo, un padre o un hermano que prestó el nombre para que un contribuyente no declare una propiedad también lo es. Para estos casos, Litvin aclara que está previsto un procedimiento especial.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO