Secretos Revelados

Los secretos revelados de Guillermina Valdés y su vida con Marcelo Tinelli

¿Una de las claves fundamentales de la pareja es que cada uno tenga su departamento? "No hago apología de vivir separados. En el momento que sucedió nos planteamos qué forma darle a este amor y fue un golazo", aseguró Guillermina

o_1471341242

El salón Cristal del Palacio Duhau Park Hyatt fue el escenario para que Guillermina Valdés (39) se muestre como en sus épocas de modelo en una sesión de fotos que realizó para ¡Hola! Argentina. En las páginas de la revista en la que fue tapa, la actriz y empresaria se refirió a cómo es como madre y a su relación con Marcelo Tinelli (56).

“A Dante lo tuve a los 23 y a Lolo a los 37. A Lolo lo disfruto más, pero no porque sea más disfrutable. Tiene que ver con los años. Por ejemplo, sabés cuándo se trata de un berrinche y si demorás un poco más en sacarle los pañales no pasa nada. La verdad es que de Lorenzo nada me genera angustia. Hay cosas que ya sabés que tienen que pasar”, aseguró Guillermina, que además es madre de Paloma (14) y Helena (11), frutos de su relación con Sebastián Ortega.

Y a la hora de hablar del vínculo que la une a Tinelli, se deshizo en palabras de amor: “Es una persona con un carácter muy lindo, con mucha sensibilidad para los vínculos y lo digo pensando en cómo es conmigo, con sus hijos, con sus amigos, con quienes trabajan con él. . . Marcelo nunca te va a lastimar. Hablando en general, todas las parejas tienen sus tormentas y sus felicidades”, dijo. “Lo nuestro fue desde un lugar de mucho amor y mucha verdad, yo sentía algo limpio. Pero pasó, y pudimos disfrutar, y después vino Lorenzo”, agregó, sobre los comienzos de la relación.

¿Una de las claves fundamentales de la pareja es que cada uno tenga su departamento? “Yo no hago apología de vivir separados. En el momento que sucedió nos planteamos qué forma darle a este amor y a estos vínculos y fue un golazo”, aseguró Guillermina. “Nos interesa convivir bajo el mismo techo, pero no es algo que lo hablemos como algo cercano. ¿Y cómo que no convivimos? Dormimos juntos todas las noches, un día en el piso de arriba y otro en el de abajo. Pero, por ahora, preferimos que cada uno siga en su casa. Es para preservar nuestro amor y a nuestros hijos. Si él tiene que tener una charla con sus hijos está buenísimo que pueda estar solo, lo mismo para mí”, contó sobre el acuerdo.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO