Sociedad

Espeluznante: los relatos de cómo murieron las mochileras argentinas en Ecuador

La médica forense dio los resultados de las necropsias durante el juicio. Fueron asesinadas a sangre fría

mochileras-montañitas

Hoy finalizó la cuarta jornada del juicio que comenzó el lunes en el Primer Tribunal de Garantías de Santa Elena por el crimen de las turistas argentinas María José Coni y Marina Menegazzo, quienes fueron asesinadas en la localidad balnearia de Montañita, Ecuador, en febrero de este año.

El día más duro fue el miércoles, cuando la médica forense, Lidia Médano, dio mediante videoconfrencia los resultados de las necropsias, donde se cuentan los detalles de cómo murieron las jóvenes argentinas.

Allí se explica que a Coni la mataron de un golpe en el cráneo y que tenía lesiones en la zona paragenital por un abuso sexual al que ella se resistió. También tenía fracturas en el fémur.

Por su parte, Menegazzo tenía seis lesiones punzocortantes en el cuello desde la mandíbula hasta el sector cervical, siendo una de estas heridas la que provocó su muerte porque perforó su columna vertebral y su médula. Eso no es todo, ya que la joven murió lentamente: “Quedó paralizada por un tiempo. No se podía mover pero sí podía ver y escuchar lo que pasaba”, dijo la forense.

Según lo publicado por Diario Uno de Mendoza, presente en el juicio, la forense también reveló que ambas jóvenes tenían irritaciones en sus muñecas lo cual hace suponer que fueron maniatadas, una versión que ya había aportado una laboratorista que declaró en la primera jornada del juicio.

Otra punto en común en ambos cuerpos fue que “no tuvieron oportunidad de realizar movimientos de defensa”, lo que podría suponer que estaban inconscientes o sometidas sin posibilidad de moverse. En ese caso, podría caber el agravante de alevosía que contempla el Código Orgánico Integral Penal (COIP) ecuatoriano.

También declaró Barbarita Miranda, quien realizó la autopsia psicológica y social en base a entrevistas con los familiares de las víctimas y personas de la comuna de Montañita. En ese aspecto, señaló que ambas jóvenes gozaban de buena salud, tenían un perfil social y ayudaban a niños con problemáticas.

Además, añadió que antes de morir Coni y Menegazzo sufrieron “estrés agudo y depresión ansiosa, porque se trató de un acto de violencia de género extrema”.

Por la causa hay dos imputados, el vigilador Alberto Segundo Mina Ponce y a Aurelio Eduardo “El Rojo” Rodríguez, quienes quedaron severamente más comprometidos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Escándalo: advierten que la Legislatura “blanqueó la coima” en la industria farmacéutica

El Sindicato de los Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina afirmó que el proyecto habilita los sobornos a médicos por parte de los laboratorios, reunidos en la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA)