Política

La Cámara Federal definirá si se reabre la denuncia de Nisman contra CFK

El juez Daniel Rafecas concedió la apelación de Gerardo Pollicita y elevó el expediente al tribunal de alzada. En su petitorio, el fiscal incluyó desgrabaciones de Luis D’Elía, Fernando Esteche y Yussuf Khalil

Nisman

La Sala Primera de la Cámara Federal deberá resolver si reabre o no la investigación por presunto “encubrimiento” de Irán en el atentado a la AMIA contra el gobierno kirchnerista, que había formulado Alberto Nisman antes de morir.

El juez Daniel Rafecas concedió hoy las dos apelaciones que se presentaron en tal sentido, una por parte del fiscal federal Gerardo Pollicita y la restante de la DAIA, con similares argumentos.

De esta forma, la causa pasará ahora a estudio de la Sala Primera de la Cámara Federal, que será en definitiva la que resolverá por sí o por no la reapertura.

“El agravio que motiva esta presentación se construye sobre la base de considerar que la resolución criticada no valoró adecuadamente la nueva prueba aportada a la causa vinculada a una conversación atribuida al ex canciller Héctor Timerman”, indicó hoy Pollicita.

El fiscal señaló así que en otro juzgado consta una conversación entre Timerman y el ex titular de la DAIA Guillermo Borger en la que el ex canciller reconoce que los iraníes fueron los autores del atentado de 1994.

“Esta situación constituye un caso típico de selección arbitraria del material probatorio que afecta el principio lógico de razón suficiente que debe imperar en toda resolución y del cual se deriva una afectación al derecho a la tutela judicial efectiva de los pretensos querellantes”, opinó el fiscal.

Pollicita peticionó que “se proceda a la reapertura y prosecución del presente trámite con intervención de este Ministerio Público”, es decir que se vuelva a investigar la denuncia de Nisman contra la ex presidenta Cristina Fernández y otros allegados a su gobierno.

Rafecas había cerrado rápidamente la causa por la denuncia de Nisman argumentando que las dos hipótesis delictivas que esbozó el difunto fiscal no existieron como tales.

“Ninguna de las dos hipótesis de delito sostenida por la Fiscalía en su requerimiento, se sostenían mínimamente, la primera (“Comisión de la verdad”), porque el presunto delito nunca se cometió; y la segunda (baja de las “notificaciones rojas”), porque la evidencia reunida, lejos de sostener mínimamente la versión fiscal, la desmentía de un modo rotundo y lapidario”, resolvió Rafecas en marzo de 2015.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO