Caso Báez

Lázaro Báez denunció: “Me están apretando para que me calle y no siga hablando”

Además, el empresario indicó que Cristina Fernández de Kirchner "no" debe ser "intocable" si "existe la intencionalidad de investigar como corresponde"

DYN37.JPG

Lázaro Báez, detenido bajo la acusación de lavado de dinero, advirtió que la ex presidenta Cristina Fernández “no” debe ser “intocable” para la Justicia si “existe la intencionalidad de investigar las cosas como corresponde” y alertó que “cada uno” tendrá que “justificar” lo “que hizo”.

Además, denunció que a él lo “están apretando” para que se “calle” con el fin de que “no siga hablando” sobre el caso y sostuvo que una de las formas es profundizar la investigación con el foco puesto en sus hijos, a la vez que dijo “no” tener “un pacto de impunidad” con la ex jefa de Estado ni “con nadie” más.

Asimismo, insistió con que está “más que seguro” de que el juez federal a cargo de la causa, Sebastián Casanello, se reunía con Cristina Fernández cuando era presidenta y aseguró que “nadie” se lo tuvo que contar porque él los vio juntos.

También, manifestó que el dinero que se contaba en la financiera conocida como “La Rosadita” y que quedó reflejado en un video difundido por el programa televisivo “Periodismo para Todos” era producto de una venta que él promovió de “80 propiedades de un barrio cerrado, donde una de las que compró” fue “la hermana de (el ministro de Hacienda, Alfonso) Prat-Gay”.

El principal dueño de Austral Construcciones, consultado por el sitio de internet Infobae sobre si la ex primera mandataria era inalcanzable para la Justicia, respondió: “No, no sé”.

Y amplió: “Eso depende de la intencionalidad que tenga cada uno de investigar las cosas como corresponden. Si tienen ganas de hacer las cosas bien, nadie es intocable. Cada uno se deberá defender y justificar las cosas que hizo en la manera que corresponde, y dentro de los parámetros de la ley”.

Báez, preguntado sobre qué ocurrirá si sus hijos son detenidos en el marco de la causa, contestó que ellos “no tienen nada que ver” con el caso.

“En realidad, me están apretando. Me están apretando para que me calle; me están apretando para que no siga hablando. Por eso, lo están haciendo”, completó.

 

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru