Corrupción

Otro escándalo de Scioli que se viene: la mesa del Casino Flotante

La hipótesis de delito remite a una maniobra de ocultamiento consistente en omitir a lo largo de consecutivos períodos fiscales las ganancias obtenidas a partir de la actividad financiera marginal

Daniel Scioli sigue en problemas. El ex Gobernador de la Provincia de Buenos Aires está nuevamente en el centro de la escena a partir de las denuncias efectuadas por la diputada Elisa Carrió.

Según detalla el portal Informador Público, la hipótesis de delito remite a una maniobra de ocultamiento consistente en omitir a lo largo de consecutivos períodos fiscales las ganancias obtenidas a partir de la actividad financiera marginal llevada a cabo en la sede del Casino Flotante, siendo que esa misma maniobra de ocultamiento fue levada a cabo por todos y cada uno de los integrantes de la sociedad de hecho responsable.

Se trata (la evasión tributaria agravada) de un delito de pura actividad y de acción permanente, donde la actividad delictiva consistente en la sistemática omisión de declarar ante el ente impositor la ganancia producida por esa actividad financiera marginal proyecta el ilícito en forma consecutiva hacia todos los períodos fiscales posteriores desde el inicio mismo de dicha actividad.

El caso fue llevado hacia la prescripción y ahora la Corte Suprema de Justicia de la Nación debe resolver si, conforme lo hiciera con el caso de la valija de Antonini Wilson, revoca dicha prescripción y ordena que se investigue el caso.

El imputado Luis Peluso alegó en sede laboral que su única actividad económica era la que levó a cabo en la empresa LINSER S.A. (afirmación reafirmada por su contadora María del Pilar Rego); como dato objetivo esa afirmación se pone en crisis -como ya se dijo en varias presentaciones escritas- desde el momento en que revistió el cargo de titular de Lotería de la Provincia de Buenos Aires.

Rubén José Curdi manejó la mesa de dinero -prohibida desde 1994- que el titular de la Lotería de la Provincia de Buenos Aires, Luis Peluso, formó en 1999, en el casino flotante “La Estrella de la Fortuna”.

En declaraciones al diario Perfil, su ex empleado dio detalles sobre cómo el funcionario del gobernador Daniel Scioli habría lucrado junto a Miguel Ángel Egea, quien a su vez está acusado de integrar empresas de represores de la ESMA montadas con los bienes de desaparecidos. Entre ambos, habrían prestado 14 millones de dólares en seis meses, sin declarárselo al Estado.

Curdi contó que el empresario del juego Oscar “Data” Robinson fue quien lo llevó a trabajar al barco Casino Buenos Aires.

“El trato era que Robinson ponía los clientes y el resto de los socios, Peluso, Egea, Lito Fernández e Isaías Vodolarsky, ponía el capital. El 6 de diciembre de 1999 se empezó a trabajar, cuando Lito Fernández trajo el capital inicial”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gran corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados