Política

Adiós a “La Morsa” en Quilmes: Aníbal perdió las elecciones del club

Marcelo Calello, de la Lista Celeste, se convirtió este domingo (31/07) en el nuevo presidente de Quilmes, tras ganar por el 70% en unas concurridas elecciones a la oficialista Lista Blanca, liderada por Leonardo Etchelocú

anibalfernandezquilmes

Marcelo Callelo ganó hoy las elecciones presidenciales en Quilmes y selló el fin del ciclo en el que José Luis Meiszner y Aníbal Fernández gobernaron al club, al que dejaron lleno de deudas.

Calello le ganó por una amplia diferencia al oficialista Leonardo Etchelecú y se deberá esperar a las cifras finales porque los derrotados podrían no llegar al 20 por ciento que necesitan para formar parte de la minoría.

De esta manera, y con un marcado descontento de los socios por la situación en la que dejaron el club, se terminó la hegemonía del grupo que representaba a los Meiszner y al exfuncionario kirchnerista Fernández.

Por la débil situación económica que atraviesa el club, durante el semestre pasado los jugadores del plantel profesional de fútbol dejaron de entrenar varias veces a modo de protesta por la cantidad de meses que llevaban sin cobrar.

El pasivo de Quilmes es de 208 millones de pesos, con un patrimonio neto de 136 millones, por lo que Calello, en una entrevista con el diario Olé había anticipado que una convocatoria de acreedores “es una posibilidad, pero hay varias alternativas”.

El gobierno saliente era presidido por Fernández, aunque un tiempo después de asumir se tomó licencia y quedó a cargo Andrés Meiszner, hijo de José Luis, quien presidió la institución por primera vez en 1979 y que está procesado por el escándalo de corrupción del FIFA gate.

DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gran corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados