Aumentos

La judicialización y politización de las tarifas comenzó a afectar la calidad de los servicios

La demora en la aplicación de las nuevas tarifas de luz y gas comenzó a afectar la prestación de ambos servicios públicos, según entiende el Gobierno

La situación es grave y comienza a traer dificultades a los usuarios.  La demora en la aplicación de las nuevas tarifas de luz y gas comenzó a afectar la prestación de ambos servicios públicos, según entiende el Gobierno.

Según indica el diario La Nación, se pidió la intervención del Ministerio de Trabajo para que contenga los reclamos de algunos sindicatos y espera cada vez con más impaciencia una definición de la Justicia que convalide mayores ingresos para las empresas del sector.

La alarma se encendió a fines de la semana pasada y cobró mayor fuerza en las últimas horas, cuando la tormenta dejó sin luz a miles de usuarios y puso en evidencia los problemas del sector.

El Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, descuenta que en muchos casos la demora en la restitución del servicio se debe a la escasa colaboración de los trabajadores de Luz y Fuerza, que según las empresas se resisten a cumplir horas extras.

Las compañías comenzaron a avisar que no están en condiciones económicas de prestar el servicio que se les reclama. Es un pensamiento que comparten en el Gobierno.

Anteanoche hubo 91.636 hogares de la Capital Federal y el conurbano bonaerense sin luz, según los números que difundió el ENRE, el ente que regula al sector. Ayer, casi 30.000 hogares seguían sin suministro en la zona de Edesur.

En la concesión de Edenor los afectados rondaban los 6000. Y anoche continuaban las protestas en varios barrios porteños.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Mauricio Macri trató de “impostor” a Massa y dijo que confía “en los gobernadores”

El presidente volvió a cuestionar que el diputado nacional haya sido uno de los impulsores del proyecto opositor de reforma del impuesto a las Ganancias

Tragedia del Chapecoense: detuvieron al hijo de uno de los dueños de LAMIA

Gustavo Vargas Villegas fue detenido en Bolivia por otorgarle a la compañía de su padre un permiso “indefinido” para la matrícula del avión