Sociedad

Por qué se celebra hoy el Día del Abuelo

En nuestro país como en muchos otros lugares, la fecha elegida tiene un motivo católico, ya que en el calendario litúrgico hoy es San Joaquín y Santa Ana, padres de la virgen María, y por ende, abuelos de Jesús

großeltern lesen den enkeln etwas vor

Los abuelos son una parte importante de nuestra vida y es por ello que tienen su día para que los mimemos y agasajemos un poquito más de lo que solemos hacerlo a diario. La fecha elegida en nuestro país es el 26 de julio, pero no es por casualidad…

Que se festeje el Día del Abuelo en la Argentina en esta data tiene un por qué y está asociado con la religión, ya que en el calendario litúrgico hoy es San Joaquín y Santa Ana, padres de la virgen María, y por ende, abuelos de Jesús.

LEA MÁS  Cuánto ganan los vendedores de choripanes en los actos

Pero no conformes con esto, el segundo domingo de noviembre es el Día de la Abuela y el tercer domingo de agosto, el del Abuelo, para que quienes tengamos a nuestros “viejitos” cerca podamos celebrarlos aún más veces.

A nivel internacional, existe una fecha promovida por las Naciones Unidas que recuerda a las personas mayores en general: se denomina Día Internacional de las Personas de Edad y es el 1° de octubre.

LEA MÁS  Problemas de edificio: el insólito mensaje a sus vecinos swingers que no lo dejan dormir

Otros países que eligen el 26 de julio para agasajar a los abuelos, son: Brasil, Cuba, España, Nicaragua, Panamá, Portugal y Venezuela.

En el caso de España, el buscador Google no quiso dejar de saludarlos y creó un “doodle” para ellos:

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero