Detrás de escena

“Reportaje” a Cristina Kirchner: prohibieron cámaras ajenas y repreguntas

La periodista de la cadena Al-Jazeera que participó en la entrevista, Teresa Bo, contó detalles del backstage y reveló que fue invitada "de casualidad"

Después de un largo tiempo, Cristina Kirchner brindó una entrevista. Teresa Bo fue uno de los cinco periodistas que participó de la charla con la ex presidenta en El Calafate.

Según relató ella misma, su participación fue de casualidad. “Estaba yendo para hacer un informe sobre las represas, me senté en el avión atrás de Parrilli, pasaban periodistas y hablando me invitó a hablar con Cristina. No era nuestro plan“, contó en dialogo con Juan Miceli en radio Ciudad.

Sobre la entrevista, en la que se permitió solo una pregunta por medio, Bo dijo que “todo estaba fuera de nuestro control”.

LEA MÁS  Reapareció Aníbal Fernández y habló de todo: CFK, internas K y Macri

“Nos dijeron que no podíamos llevar cámaras. La filmación y edición estaba a cargo de Tristan Bauer. Nos dieron un editado, estaba todo el material hablado, pero querían elegir los planos por coquetería (de Cristina)“, contó.

En el set armado por CFK y su gente había tres cámaras profesionales y tres camarógrafos.

En el último fin de semana trascendió que los periodistas no pudieron repreguntar. La periodista de Al Jazeera, la única que tocó el tema de la corrupción, minimizó la polémica aunque admitió que no hubo libertad absoluta: “No hubo una intención de decir que no se podía repreguntar, pero nos pidieron que no sea un caos”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Denuncia de Nisman: Cristina Kirchner insiste en apartar al juez Lijo

El pedido lo hizo su abogado ante la Cámara Federal. Alejandro Rúa sostuvo que el magistrado ya fue apartado en otro expediente por presunto encubrimiento

11_9_12
Autora: MARIANA ARAUJO http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/cristina-2.jpg

Gils Carbó acusada de otra operación inmobiliaria sospechosa

Gils http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/gils-1.jpg

Es por un edificio en Corrientes al 1600. Por un semestre de 2015, la Procuración pagó $ 6,5 millones. Sin ocuparlo, luego lo dejó