Política

Revelan la trama secreta de la ruptura entre Mauricio Macri y Marcelo Tinelli

¿Cuáles son los motivos verdaderos detrás del distanciamiento entre el Presidente y el conductor de televisión? ¿En qué momento la relación se rompió?

Un choque entre dos polos opuestos que generan bastante repercusión en los medios a nivel político. ¿Los protagonistas? Mauricio Macri y Marcelo Tinelli.

¿Cuándo comenzaron las diferencias entre ambos? Según detalla el portal Infobae, todo comenzó en la noche del jueves 23 de octubre del año pasado al filo de la veda electoral.

¿Qué sucedió en esa fecha? Para sorpresa de todo el mundo, pero especialmente del líder de Cambiemos, Daniel Scioli apareció en el estudio de Showmatch de la calle Olleros, acompañado de Karina Rabolini para saludar a “Marcelo y al jurado”.

El clima del diálogo fue ameno y amable. Nadie le cuestionó nada a Scioli. Lautaro Mauro, el operador sciolista y amigo de Tinelli había logrado su objetivo: convencer al conductor de llevar al candidato peronista a horas de la elección.

Cuenta la leyenda, que Tinelli en principio no quería, pero que la presión que recibió fue mucha y no sola de Mauro. Que uno de los accionistas de su productora le habría recordado que la pauta anual que se recibía de la provincia de Buenos Aires naranja se ubicaba cerca de la friolera de los 90 millones de pesos. A Tinelli, el olfato no le fallaba: no sentía -sentido común- que Scioli tuviera la elección ganada.

Macri nunca le perdonó hasta hoy al conductor el haber llevado esa noche a Scioli y que el haya tenido que enterarse como cualquier espectador mirando televisión.

Cuando ganó la elección, comenzó la tarea de intentar reamar la relación. Ellos se conocen de años. Hasta fueron socios en el Club Badajoz cuando el entonces presidente de Boca se sumó a la aventura del conductor para salvar al club extremeño.

La demora en lograr concretar el primer encuentro entre ambos, le hizo advertir a Tinelli que la historia era más complicada de lo que parecía. Cuenta la segunda leyenda que cuando se logró la reunión, en la charla Macri le sugirió a Tinelli que se desprendiera de uno de sus socios.

Y que Tinelli le elogiaba las ideas de modernización del Presidente para el fútbol y que le explicaba que estaban representadas en su candidatura para la AFA. Uno habla de poder y de televisión y el otro de futbol.

El resultado ya se conoce: Tinelli siguió con sus socios  y Macri hizo todo lo posible para que el conductor no se convierta en el sucesor de Julio Grondona en la entidad de la calle Viamonte.

Conciente de que no encajaba en el esquema del Presidente, al vice de San Lorenzo le comenzaron a llegar rumores que podrían aparecer sinsabores en el plano judicial, la otra especialidad de la casa macrista.

La fuerte versión de que un fiscal le había solicitado a juez en lo penal económico su citación a indagatoria, no por ser accionista (minoritario) sino Presidente de Ideas del Sur, por la falta de pago de los aportes patronales entre noviembre del 2013 y junio del 2016 recalentó los ánimos.

Después del acto de Freddy Villareal en el Gran Cuñado, lo que habría molestado a Macri es según en palabras de la Casa Rosada “el proceso de victimización de Tinelli”.

Dicen en Olivos que han escuchado ideas tales como “perdió la AFA solo porque muchos dirigentes no lo querían. Es verdad que no lo apoyamos, pero tampoco lo vetamos. Fue un tema de él” o “¿Qué quiere?. ¿Llevarse bien con nosotros y seguir con nuestro archienemigo” y la infaltable “la de la bajada de pantalones fue demasiado. Hasta ese momento era humor. Pero después se fueron a la banquina”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Ex funcionario investigado por fraude con los viáticos de Cristina Kirchner trabaja con Máximo

Es alguien que está pegado a la figura de Máximo Kirchner desde que CFK dejó el poder en la Casa Rosada. Antes como funcionario, ahora como asistente personal del hijo de la ex presidente, está acusado de fraude al Estado

Interés y sospechas de lavado: quiénes pagaron las campañas presidenciales

Empresarios, funcionarios y, sobre todo, un ejército de empleados públicos aparecen entre las 10.000 personas que aportaron en los tres comicios nacionales de 2015