Política

De Vido un símbolo de la impunidad: manejó la caja más millonaria de la historia

"Que la corrupción no tape la impericia" dicen algunos. A pesar de haber manejado la caja más grande de la historia del país, la energía y la infraestructura argentina son uno de sus peores legados luego de 12 años de gestión. Hoy, el funcionario se ve cercado por la Justicia

De-Vido-Cristina-Elisabet-Kirchner-y-José-López

Julio Miguel De Vido, porteño, arquitecto, ex empleado de Entel, criado políticamente en Santa Cruz, fue el encargado de manejar la billonaria caja por 12 años.

Según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) compilados sobre la base de los que consolidó el Ministerio de Economía, De Vido manejó en su gestión $ 740.560 millones.

El hoy diputado, ya acarrea tres procesamientos y más de $ 1000 millones de embargos, que incluyen hasta una parte de su dieta como legislador.

En los primeros cuatro años de gestión kirchnerista, de 2003 a 2007, por la chequera del arquitecto pasaron US$ 17.839 millones. En un hecho administrativo llamativo y sin precedentes, en esos años a De Vido lo controlaba su esposa, Alejandra Minnicelli, que era síndica general adjunta en la Sindicatura General de la Nación.

Diego Cabot, en su nota para el diario La Nación, cuenta alguna de las excentricidades del funcionario k que aquí reproducimos.

“Un caso: a De Vido y a sus colaboradores más cercanos los servía una flota de 120 autos, de los cuales 50 estaban directamente afectados a la movilidad del ministro y de su núcleo cercano, incluidas las aves que cría. Los autos iban y venían desde la localidad bonaerense de Lima, donde residía la familia los fines de semana, y la ciudad de Buenos Aires. Ya son recuerdos los viajes a comprar asado en El Pobre Luis, una parrilla del Bajo Belgrano que deleitaba a los De Vido. Los choferes traían y llevaban durante años a todos los comensales de las mesas de fin de semana. Uno de los autos estaba dedicado exclusivamente a la gestión ornitológica. Es comprensible, porque los pájaros en la vida del arquitecto ocupan un lugar central. Un chofer daba vueltas por Buenos Aires en busca de cada una de las cosas que necesitaban los animales.

Los choferes, conocedores de la sobredimensión de la flota y de las rutinas de los funcionarios, no se quedaban a la espera de las llamadas. En las horas libres “remiseaban” con los autos oficiales. Trabajo para todos.

Cuando De Vido entregó las llaves del ministerio funcionaban bajo su órbita tres call centers, todos equipados con la mejor tecnología y ninguno utilizado al 100% de su capacidad. Dos estaban en el edificio de Planificación, frente a Plaza de Mayo; el otro, en la Universidad de La Matanza. Dos ya cerraron y el tercero, el de la casa de estudios, concentró a los 350 empleados que atienden el teléfono; hoy canalizan las comunicaciones para gestionar las tarifas sociales.

Cosas insospechadas pasaban y se pagaban desde el Minplan. Desde el alquiler de una casa en un country a una conocida actriz, frecuente animadora de actos oficiales, hasta el alojamiento de su página de Internet.”

Estas son solo unos pocos ejemplos que ejemplifican la manera de administrar de De Vido. El despilfarro de dinero de todos los argentinos, para mantener el escaño de algunos funcionarios públicos, la marca registrada de un kirchnerismo en retirada, cercado por la Justicia.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017

El hijo de Ricardo Lorenzetti se accidentó en la autopista Rosario-Santa Fe

El vehículo mordió la banquina y se despistó. Días atrás, el presidente de la Corte Suprema protagonizó un choque con una moto en la ciudad de Rafaela