Sociedad

Increíble caso: dos jóvenes le salvaron la vida a un pasajero con ACV en un colectivo

Ivanna y Pedro son estudiantes de educación física y gracias a su rápida reacción ayudaron a Sergio, de 57 años, a sobrevivir de este accidente

Sergio-ACV-Ivanna-Pedro-Fernandez_CLAIMA20160721_0368_28

Sergio Murgia, de 57 años, la semana pasada viajaba en un colectivo de la línea 76, y cuando se encontraban por el barrio de Villa Crespo, más precisamente en Luis Viale y Warnes, sufrió un ACV. Pero, afortunadamente, dos héroes le salvaron la vida.

Los otros protagonistas de esta historia son Ivanna Zuviría, de 21 años, y Pedro Ovejero, de 26, estudiantes del profesorado de Educación Física que esa mañana viajaban de Núñez a Villa Soldati, donde debían realizar unas prácticas para la facultad.

Primero escucharon un estornudo fuerte y luego, según detalló la joven a Clarín, ocurrió lo siguiente: “Ahí veo cómo el hombre de adelante se empieza a caer para un costado, primero cae y se levanta y después noto que no se puede levantar más”.

Según cuenta el hombre, estaba resfriado y al agacharse a levantar los pañuelos, se empezó a golpear la cabeza y no entendía nada.

Acto seguido, el chofer paró el colectivo y empezó a llamar a emergencias. Junto a Pedro, lograron acostar a Sergio en el piso, con dos mochilas de almohadas. Le aflojaron los cordones, le abrieron la campera e intentaron tranquilizarlo.

“Yo le hice caricias en la espalda. Le dije que todo iba a estar bien, que ya llegaba la ambulancia”, relató Ivanna que explica que, hace poco, tuvo una materia en la universidad en la que le enseñaron a actuar frente a urgencias.

“No sé cómo hice, pero me acordé de casi todos los pasos”, y agregó que llamó al SAME en dos oportunidades y que, en la última, pidió que la guiaran para asistir a Sergio, pero que no supieron indicarle qué hacer.

“En un momento el colectivero dijo: ´chicos, llegó la ambulancia´. Nosotros miramos y nos dimos cuenta que no era la del SAME sino una privada que justo pasaba por esa calle. Yo dije: ´ya fue, la corro´. Me bajé del 76 y la seguí hasta la esquina donde frenó porque, gracias de Dios, el semáforo se puso en rojo”, describió la joven.

“Le toqué el vidrio a la médica que iba arriba. Le expliqué lo que pasaba, se acercó a atenderlo y accedió a trasladarlo hasta el hospital”, añadió.

Los chicos se subieron a la ambulancia y lo acompañaron hasta el Durand, al que llegaron “en tres minutos”, según Pedro que, en el camino, le avisó a Vanesa, la mujer de Sergio.

“Nos fuimos recién después de verla y explicarle todo. Por suerte, intercambiamos contactos y ella nos fue contando cómo evolucionaba”, declaró el estudiante a Clarín.

Sergio fue derivado con su prepaga a la Clínica La Sagrada Familia, de Belgrano, donde lo operaron para removerle el coágulo que le había provocado el accidente cerebrovascular isquémico. La intervención salió perfecta y, si bien debe realizar rehabilitación, el martes recibió el alta y ya le confirmaron que no le quedarán secuelas.

“Todos los médicos me dijeron que llegar rápido al hospital fue clave, que esos chicos me salvaron la vida. Yo voy a estar eternamente agradecido con ellos. Son mis héroes urbanos”, finalizó Sergio, este empleado administrativo a quienes estos chicos le dieron una segunda oportunidad de vivir.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru