Sociedad

Después de una increíble odisea de película, la refugiada siria logró llegar a la Argentina

Haneen Nasser arribó al país y ya está en La Pampa con su prima Belén Nazer. La joven venía de dejar a sus padres, a sus hermanos y a sus amigos en Latakia, en Siria

Un duro momento para Siria. La guerra en el país ya dejó al menos 282 mil personas muertas. Por eso el viernes, la llegada de la bella refugiada Haneen Nasser a Ezeiza, entre ramos de flores, cartulinas escritas con frases de bienvenida, flashes, aplausos y abrazos con taquicardias, fue tan literalmente la excepción de la regla.

Según detalla el diario Clarín, la imagen que se difundió de Haneen era la de una refugiada bellísima, con cara de adulta y un modo de vestir occidental. Pero la Haneen que bajó del avión de Turkish Airlines era poco más que una nena asustada, que sonreía y se ensombrecía, todo a la vez.

Una chica con mochila y un sarpullido rojizo en la mejilla derecha que mostraba más de lo que las palabras pueden mostrar. La joven venía de dejar a sus padres, a sus hermanos y a sus amigos en Latakia, en Siria, bastante cerca de Aleppo, justamente donde esta semana hubo un ataque aéreo que terminó con 21 civiles muertos.

Venía, además, de viajar 4 horas sola por un camino de cornisa desde Latakia hasta Beirut, en Líbano. Y de volar más de 20 horas, pasando por Estambul, San Pablo y Buenos Aires.

“Está iluminada”, dice Zulma Bedis, presidenta de la Asociación Árabe de la Pampa, cuando ve que el vuelo ya figura como aterrizado.

Y cuenta que hace un tiempo habían barajado la opción de que saliera de Siria en balsa, y no hace falta explicar por qué se dieron cuenta de que era como jugar a la ruleta rusa con el tambor lleno. Y que tuvo un pasaje para venir en junio que debieron cancelar porque la visa no llegaba.

Haneen llegó a la Argentina gracias a la búsqueda de Belén Nazer (37), una profesora de literatura inglesa que vive en Parera, un pueblo de no más de 3.000 habitantes de La Pampa.

“Yo empecé a tratar de reconstruir mis raíces en Facebook hace 4 años. Pero cuando la conocí a ella, no busqué más”, cuenta Belén, desbordada por la presencia de las cámaras y de los fotógrafos: llora a cada rato, pide que la entiendan, que sólo viene a recibir a una chica desesperada.

Fue ella quien se postuló como “familia llamante”, quien le regaló el pasaje y quien sabe que Haneen, que es traductora y fotógrafa, ya tiene ofertas de trabajo: para enseñar inglés, para atender un negocio en el pueblo.

Belén y Haneen se buscaron y se abrazaron. Belén lloró con los ojos apretados, Haneen no: miraba con descreimiento la desesperación de los fotógrafos. Haneen no es una en un millón: es 1 en casi 5 millones, ese es el número de sirios que tuvieron que huir de su propio país.

Y como la historia de las monjas que no son monjas y el convento que no es convento, es probable que Haneen Nasser y Belén Nazer no sean primas.

“No lo sabemos, yo sé que a mi apellido le cambiaron una letra después de que llegaron mis bisabuelos pero no hay nadie vivo para saber si somos parientes”, dice. Jorge, el papá de Belén interrumpe: “Ya no importa si nos une la sangre, a esta altura esta nena ya es de la familia”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Ex funcionario investigado por fraude con los viáticos de Cristina Kirchner trabaja con Máximo

Es alguien que está pegado a la figura de Máximo Kirchner desde que CFK dejó el poder en la Casa Rosada. Antes como funcionario, ahora como asistente personal del hijo de la ex presidente, está acusado de fraude al Estado

Interés y sospechas de lavado: quiénes pagaron las campañas presidenciales

Empresarios, funcionarios y, sobre todo, un ejército de empleados públicos aparecen entre las 10.000 personas que aportaron en los tres comicios nacionales de 2015