Corrupción

La increíble y misteriosa historia de los US$ 1000 millones irrecuperables

Antes de morir en junio del año 2011, Antonio Alfredo Mariño Márquez, mencionó cuentas bancarias en Suiza, España, Inglaterra y Estados Unidos. Desde entonces, hombres vinculados a la "Ruta del dinero K" intentan acceder a esa cifra

Una misteriosa historia en la causa conocida como “La Ruta del dinero K”. El hombre murió en junio del año 2011 en una casa ajena, vistiendo ropa prestada. Lo enterraron en la zona más pobre de un cementerio público de esta capital. Y ningún familiar fue a despedirlo. Pero poco antes de expirar dictó su testamento.

Mencionó cuentas bancarias en Suiza, España, Inglaterra y Estados Unidos. Desde entonces, hombres vinculados a la investigación intentan acceder a esas cuentas y recuperar, dicen, hasta US$ 1000 millones, según documentos oficiales y privados, y una docena de testimonios en los últimos dos meses en la Argentina, Uruguay y Brasil.

Según detalla el diario La Nación, Antonio Alfredo Mariño Márquez murió el 14 de junio de 2011. “Cáncer de páncreas diseminado”, detalló su certificado de defunción”. Uruguayo, hijo “natural” de un chofer y dedicado a los “negocios internacionales”.

Tenía 69 años y extintos problemas en España -estafa, 1981-, Brasil -lo expulsaron en 1983- y la Argentina -también estafa, expulsado en 1985-, donde falleció su esposa, María Teresa, en 2001, arrollada por un tren.

Doce días antes de morir como pobre sin remedio, Mariño Márquez designó como heredero a quien lo cuidó durante sus últimos tres años, Wilson Nieves Barrios Lozov.

Fue él quien lo hospedó en su casa -sencilla, de una planta, jardín al frente-, le dio un lugar junto a su mujer y sus hijas, lo cuidó durante la fase terminal de su enfermedad y tramitó su entierro. Servicio municipal, fosa “tubular” -poco más que un agujero de cemento incrustado en la tierra-, número 10.181. Fue él también quien se presentó en el Cementerio del Norte de esta capital, tres años después, y retiró sus cenizas.

Pero el testamento incluye datos valiosos. Como testigo figura Marcelo Delgado Pérez. Uruguayo, se presenta en las redes sociales: “Me retiré como Head Corporate & Commercial Banking del Grupo bancario inglés HSBC Bank con 30 años de actividad ininterrumpida y ahora trabajo para un fondo de inversión con base en USA en busca de adquisiciones societarias”, aunque sin dar el nombre de ese fondo.

No menciona lazos con Sambers Hantarex SL, la firma española vinculada a Néstor Marcelo Ramos -rostro visible de Helvetic Services Group-, que Leonardo Fariña identificó como un canal para sacar de la Argentina decenas de millones de euros.

Seis meses después de la muerte de Mariño Márquez, en diciembre de 2011, el heredero Wilson Lozov y Delgado Pérez designaron “gerenciador” de lo que pudiera recuperarse a Santiago Carradori.

Es decir, a uno de los tres nombres que Fariña identificó en las supuestas maniobras para sacar del país cientos de millones de la “ruta del dinero K” a través de sociedades de bolsa, cuevas y casas de cambio. ¿Los otros dos nombres? Ernesto Clarens y Maximiliano Goff Dávila.

A cambio, Wilson Lozov le otorgó a Carradori un mandato por el “gerenciamiento y administrador” del 50% “del total”, según la copia de la escritura. ¿Qué tenían en mira? Entre otros, “los activos en custodia en el banco UBS AG, bajo la cuenta 231005, todas las subcuentas y/o todas otras cuentas bajo el nombre del testador”.

Carradori contrató a dos abogados, la argentina María Soledad García Buccianti y al colombiano Jorge Humberto Ochoa Londoño. En nombre de una fundación “Hugs And Friends” debían “recuperar los activos de la sucesión”. Y a cambio cobrarían el 1,5% “del total recuperado”.

“Me dijeron que había fallecido uno de los socios de Coca Cola y que en la última etapa de su vida Carradori y gente de Uruguay lo habían ayudado. Y que eran sumas muy grandes”, dijo Buccianti.

Pero sostuvo que nunca pudo recuperar nada, ni cobrar honorarios. “Sé que contrataron después a un estudio jurídico en Suiza, que les dijo que no había nada. No sé de dónde obtuvo [Carradori] información. También a uno le pasan cuentas y le dicen que son de Cristina. Circula información no real”, añadió.

¿Cuánto dinero permanecería latente en esas supuestas cuentas? Según Carradori, el total podría superar los US$ 1000 millones. Una cifra tan mágica como inverificable.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Mauricio Macri trató de “impostor” a Massa y dijo que confía “en los gobernadores”

El presidente volvió a cuestionar que el diputado nacional haya sido uno de los impulsores del proyecto opositor de reforma del impuesto a las Ganancias

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru