Redes Sociales

Cuentas falsas y Marcos Peña en la mira: escándalo político por los trolls del PRO

Desde la asunción del nuevo gobierno el 10 de diciembre pasado, los tuiteros del PRO trabajaron con una coordinación al menos sospechosa. Marcos Peña, acusado de manejar el war-room

Marcos-Peña

La primera víctima de los trolls que, según entendidos, maneja Marcos Peña, fue Ignacio Fidanza, director de La política online. Fidanza acusó a Guillermo Riera, un subsecretario de Presidencia como el titiritero detrás de las agresiones.

El tema se agravó cuando el conductor estrella Marcelo Tinelli no sólo denunció a los trolls sino que expuso los nombres y apellidos de las cuentas falsas y esta denuncia fue tomada por el diario La Nación, que entrevistó al citado Riera, quien negó las acusaciones.

En una primera etapa, los periodistas eran atacados y se los calificaba de pauta-dependientes, elogiando al gobierno de Cambiemos por disminuir drásticamente la pauta publicitaria con el argumento de que el gobierno cristinista compraba voluntades mediante la publicidad oficial y que esa situación no se repetiría.

En algunas oportunidades se acusó al ministro de cultura Hernán Lombardi de ser en realidad la Dra. Pignata, una tuitera que expresa posiciones cercanas a las fuerzas armadas y que es muy antiperonista y que tiene muchos seguidores.

Si bien este accionar no está tipificado como delito en nuestra Justicia, hay intención de que estas conductas sean pasibles de sanción en el futuro. Lo que hoy es una herramienta importante para manejar sentimientos sociales en las redes, puede volverse un boomerang para el PRO.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”