Corrupción

Gran corrupción: Pablo Schoklender acusó a Diego Bossio y Hebe de Bonafini

En una entrevista, el hermando de Sergio aseguró que el ex jefe de ANSES negoció con la titular de Madres de Plaza de Mayo no pagar las cargas sociales

Pablo Schoklender manejo Sueños Compartidos junto a su hermano Sergio y la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

En una entrevista al portal Adelanto 24, el protagonista aseguró que el ex jefe de ANSES y actual diputado Diego Bossio negoció con Bonafini no pagar las cargas sociales. “Hebe de Bonafini estaba al tanto de todo”, dijo Pablo.

Por otro lado, explicó por qué cree que no existió delito; se refirió al financiamiento de la política con fondos para construir viviendas y aseguró que no tiene “ningún tipo de contacto” con su hermano desde el 26 de mayo de 2011.

¿Cuál fue su estrategia judicial?

-En principio dejé en claro cuál era mi función, yo trabajaba en el Departamento de Compras. Hasta el momento, más allá de las posiciones armadas por el juez Norberto Oyarbide, hasta ahora ningún municipio ha reclamado un faltante de dinero en alguna obra.

-Con el juez anterior, los funcionarios públicos no estaban sentados en el banquillo de los acusados, ahora sí. ¿Usted cree que se romperá el silencio?

-No creo que sea una cuestión de silencio. Se pergeñó una idea de desvío de fondos públicos sin que nadie haya hecho una denuncia de que haya faltado un peso en una obra. Se lo citan a los funcionarios pero no por faltante de dinero sino por firmar convenios que se consideran que debería haberse hecho por licitación y no por contratación directa.

-Se manejaron más de 1000 millones de pesos, algunas obras terminaron inconclusas por la pelea entre su hermano Sergio y Hebe de Bonafini aunque después continuaron, ¿Qué pasó con el proyecto tras su salida?

-La verdad que no tengo idea. Escuché que cada municipio siguió con las obras con otro tipo de contratistas o con cooperativas. Cuando se paró todo, lo que estaba certificado, se hizo. Nosotros nos desplazan de la Fundación y consta en el mismo expediente que me imputa el juez y había más de 120 millones de pesos para cobrar. No se puede decir que había un faltante de dinero si había esa suma para cobrar.

-En la presentación que usted realizó ayer habla que la plata de Sueños Compartidos se utilizaba para los paneles, las casas pero también los actos políticos. ¿Cuántos actos financiaron?

-Se pagaron todas las acciones que las Madres dieron orden que se hicieran. No hubo acciones que se hicieran por fuera del Consejo de Administración y de Hebe de Bonafini. Las obras las daban ellas y, hasta donde yo entiendo, no se cometió ningún delito. Ingresaba plata por Obras Públicas como dinero internacional.

-¿Pero quién definía dentro de las Madres? ¿Hebe de Bonafini o las otras madres también tenían voz y voto?

-La que decide todo, históricamente, es Hebe. Ellas se reúnen todos los martes. Sus reuniones privadas no entra nadie que no sean las Madres. Cómo deciden, lo desconozco.

-Otro de los puntos importantes de su escrito ante la justicia es que reconoce que no se pagaban las cargas sociales a los trabajadores de Sueños Compartidos… ¿Hubo un respaldo político a esa decisión?

-Las cargas sociales se fueron pagando por momentos y se fue acogiendo a distintas moratorias. La que negoció dos o tres veces directamente con Diego Bossio fue Hebe en persona. Con los contadores y abogados de la Fundación fue ella en persona y armaron distintos planes de pago. En la causa se toman los períodos que estábamos Sergio y yo. Pero, hasta el día de hoy, que no se pagan.

-Si la pelea entre su hermano y Hebe no se producía, ¿Hubiese estallado Sueños Compartidos?

-No sé. Fue todo muy raro y nos pegaron de todos lados. Era funcional que estuviésemos en la causa solo los Schoklender. En una causa de desvío de fondos públicos tiene que haber funcionarios. Por lo menos, ahora los hay. Me parece bien que se investigue y se llegue a una definición para no estar con ésto eternamente.

-¿Desde el 26 de mayo del 2011 no volvió a hablar con su hermano Sergio?

-No. En ningún momento. No tengo ningún tipo de contacto con él.

-¿Por qué fue la pelea?

-No. Fueron cosas personales que yo, hoy por hoy, prefiero mantener en distancia. Pero más allá de todo y de la hipótesis de supuesto desvío de fondos, no hay un municipio que haya denunciado por falta de dinero. Ni siquiera la Fundación.

-Entre esos municipios estaba el socialismo de Rosario, Capitanich en Chaco que recibió más obras que nadie, el oficialismo que luego fue oposición de Sergio Massa en el Tigre, Mauricio Macri en la Ciudad, ¿Quién definía dónde construir?

-Es evidente que no lo hacía yo. Creer que era una decisión de Pablo… Esto implicaba a los municipios, al gobierno -provincial y nacional, incluido el de Macri.

-¿En qué falló el programa?

-Sueños Compartidos fue un proyecto muy grande pero fuimos funcionales a que se nos atacaran de todos lados. Se cortó un proyecto en el que se demostrará que no faltó dinero. Después de cinco años, ni la ciudad de Buenos Aires, hizo una denuncia de faltante de dinero.

-Uno de los funcionarios con el que trataban el ingreso de fondos era José Francisco López, con quien su hermano no se llevaba nada bien, ¿Le sorprendió su aparición en un convento con bolsos?

-La verdad que no… O sea, no me voy a poner a hablar de López en este momento. El tema central es que se defina la causa y quienes fueron los responsables.

-¿Se hará justicia?

-Espero que sí porque el juez tiene todos los elementos. Deberá tomar una decisión. Eso es lo central.

-Bonafini no fue a declarar…

-Se los citó a todos y creo que declarará. Ella también tiene derecho a defensa y el juez a escuchar a todos. Que decida la justicia pues en los medios se dijeron demasiadas cosas y que no se condicen, muchas veces, con lo que dice el expediente.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO