Gran Cuñado

Gran Cuñado: los políticos bailaron al ritmo de Bandana

El humor político cada vez se pone más picante en el programa de Marcelo, sin duda, no hay nadie que pueda salvarse del duro sarcasmo

f620x0-357185_357203_0

El conductor inició su programa haciendo referencia a los dichos del presidente sobre el tarifazo y sus declaraciones. Por este motivo, el falso Macri se movió junto a los demás participantes en la casa al ritmo de Dance, Dance.

Gran Cuñado se movió al ritmo de Bandana cuando la prueba semanal fue armar una coreografía del clásico Dance, Dance a pedido de Marcelo Tinelli. Sergio Massa, Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri fueron los líderes de la coreo, pero también se los vio muy activos a Hugo Moyano, Máximo Kirchner, Marcos Peña, José Ottavis y Margarita Stolbizer.

LEA MÁS  Rial arremetió contra la funcionaria que se burló del crimen de Micaela

“Subió la luz, el gas, el agua, todo”, disparó Sergio. El programa estuvo marcado por las ironías de Marcelo hacia el presidente Macri por el tarifazo y sus declaraciones con respecto al cansancio en la previa de los festejos del Bicentenario. Y Gran Cuñado no fue la excepción y Mauricio les advirtió a sus compañeros que “es importante que transpiremos, que nos calentemos así no prendemos la loza radiante.” Marcelo anunció que el viernes habrá un eliminado, pero que “no los podés echar a todos juntos, eh. Te dan ganas de pegarle un boleo a todos.” La acidez se cortó recién cuando avisó que el voto era gratuito a través de la aplicación de el trece.

LEA MÁS  Audio: Feroz cruce entre Baby Etchecopar y Jorge Rial

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero