Crisis en Venezuela

Crisis en Venezuela y la otra cara: ¿Cómo la vive la clase alta?

Se calcula que esta clase representa el 16% de la población, un poco menos de 5 millones de personas. Está latente el miedo a que pase algo, pero no por ello dejan de disfrutar

Golpeada por la inseguridad, la noche venezolana ha perdido vigor pero sigue siendo Venezuela, donde el alma caribeña y la fiesta a flor de piel perviven.

Según detalla la BBC Mundo, pueden ser grandes empresarios, directores de compañías, profesionales exitosos y “boliburgueses”, personas cercanas al chavismo que crearon su riqueza gracias al gobierno.

El que tiene acceso a dólares en Venezuela todavía vive cómodo, a diferencia de muchos que apenas pueden sobrevivir. Se calcula que esta clase pudiente representa el 16% de la población, un poco menos de 5 millones de personas.

Se dividen en un segmento A/B, que pasó de ser el 3,1% en 1999 al 1,3% este año, y el C, que era el 18,2% cuando Hugo Chávez llegó al poder y ahora es el 14,8%.

Más que la escasez de alimentos o medicamentos, la falta de seguridad en Caracas -que tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo- es quizás donde los más pudientes sienten el deterioro de la situación del país. Se vive con el miedo constante a que pase algo, pero no por ello se deja de vivir.

Es un grupo de la población que, históricamente, se ha acostumbrado a un elevado nivel de vida en un país petrolero. Pese a que mantienen su nivel de vida, se apunta que “están perdiendo capacidad de comprar y encareciendo de manera significativa su vida. Se reducen sus ahorros y sus ingresos, su flujo de caja se paró y están viviendo de lo que hicieron, no de lo que están haciendo”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”