Sociedad

Imputaron al empresario Martínez Rojas por violenta irrupción en Tiempo Argentino

Esta madrugada, un grupo de unas 20 personas invadió el edificio en el que funciona el periódico y también Radio América

Mariano-Martínez-Rojas

Una fiscal de la ciudad de Buenos Aires imputó al empresario Mariano Martínez Rojas, supuesto comprador del diario Tiempo Argentino, quien esta madrugada al frente de un grupo de unas 20 personas invadió el edificio en el que funciona el periódico y también Radio América, por los presuntos delitos de “usurpación y daños”.

Así lo informó el Ministerio Público porteño, que precisó que “el grupo de personas comandado por Martínez Rojas obligaron por la fuerza a retirarse del lugar a las personas de seguridad del diario”, en rigor dos trabajadores de la cooperativa que hoy gestiona el periódico que pernoctan alternativamente en el lugar para cuidar máquinas y mobiliario.

La fiscal Verónica Andrade fue anoticiada sobre lo que estaba ocurriendo y dispuso como medida preventiva ordenar a efectivos de la Comisaría 31 que colocaran una consigna “para asegurar el lugar”, pero los acusados de usurpación ya estaban del lado de adentro, causando destrozos.

Ante el avance de la situación, Andrade ordenó el desalojo del edificio de sus usurpadores e imputó a Martínez Rojas “y al grupo de personas que lo acompañaron por el delito de usurpación (181 del Código Penal) y por Daños (183) en la sede de Tiempo Argentino, y los llamó a declarar en 48 horas en la sede de su Fiscalía por los delitos imputados”.

“Además, la fiscal Andrade les aseguró a los periodistas del diario que podían continuar con su actividad y les colocó seguridad policial. También le solicitó al canal C5N las imágenes de los daños que produjo el grupo de Martínez Rojas en la redacción del diario, para tenerlo como prueba en el proceso judicial”, informó la fiscalía en un comunicado oficial.

DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia