Fallecimiento

El peor final: murió en Mendoza el oso polar Arturo

A pesar de las luchas de los activistas por salvar al animal de ya 31 años, el oso polar falleció en las peores condiciones de cautiverio

domingo 3 de julio de 2016 - 8:57 pm

El popular oso polar Arturo, que había suscitado fuertes críticas al zoológico de Mendoza por las condiciones en que vivía, falleció finalmente este domingo.  Su salud se había deteriorado notablemente a causa de su edad: manifestaba pérdida de apetito y disminución de peso, visión y olfato.

“Era un animal de casi 31 años de edad y con un promedio de vida superador a lo habitual de esta especie en un contexto de encierro, puesto que en hábitat natural, el promedio de vida se extiende hasta los 20 años y en contexto de encierro logran llegar a los 26 años aproximadamente”, informó el gobierno local a través de su página web.

LEA MÁS  Crimen millonario en Punta del Este: fiestas swinger y un ex funcionario argentino involucrado

El oso llegó al zoológico cuando tenía ocho años, en 1993. Pasó 22 en cautiverio. “El preciado animal falleció por un desbalance hemodinámico, lo que desencadenó en una descompensación multisistémica”, informaron.

Desde el viernes, los funcionarios de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento territorial, al mando de Humberto Mingorance, acompañaron al oso polar, “contemplando la posibilidad de dormirlo para evitarle sufrimiento ya agotadas todas las instancias de tratamientos, pero la naturaleza siguió su curso y esta tarde falleció”, dijeron.

LEA MÁS  La crisis llegó a los "telos": brusca caída en el consumo de albergues transitorios

El último parte médico presentado por el cuerpo médico veterinario del Zoológico provincial indicó que el animal permanecía poco reactivo con mínima respuesta a estímulos y depresión marcada de su sistema nervioso central.

oso arturo 2

Tristemente famoso

Arturo era uno de los animales que más sufría las pésimas condiciones en que el zoológico mendocino mantenía a los animales. Durante varios años, activistas lideraron pedidos internacionales para su liberación y traslado a Canadá, pero sus intentos fueron truncados por la salud del animal: trasladarlo podía significar que su muerte se anticipara.

LEA MÁS  Estos son los destinos más trendy del Caribe

Así, luego de un 2013 con reclamos internacionales para que fuera enviado a otro país y un 2014 complicado, que llevó a la autoridades, junto con organizaciones ambientalistas, a mejorar las condiciones de habitabilidad, Arturo logró reponerse, aunque con los mesas, la edad comenzó a impactar en su estado.

En el primer semestre de 2016 ya se han producido casi 80 fallecimientos de especies en el zoo provincial, lo que ha provocado la preocupación nacional. Por ahora, desde mediados de mayo, el zoo se encuentra sin acceso al público “por tiempo indeterminado”.

COMENTARIOS