Bailando 2016

Flavio Mendoza no llegó solo al Bailando: su compañero revolucionó el estudio

Se paseó elegante por la pista y captó la atención de todos en el piso

maxresdefault

Flavio Mendoza regresó al Bailando como reemplazante de Ángel De Brito pero no llegó solo. Ingresó al piso de Showmatch acompañado por su fiel compañero y Tinelli lo hizo desfilar por la pista.

Blanco como un copo de nieve, Alex, el perro de Flavio se convirtió en la estrella del Bailando 2016 por unos instantes cuando Marcelo lo tomó de la correa y lo llevó al centro del piso.

LEA MÁS  Video: el picante cruce entre Feinmann y un estudiante, por la carpa docente

Muy cariñoso, el can no dudó en saludar al conductor con una eufórica lamida en el rostro, a lo que Tinelli respondió contento.

Pero claro, Alex no estaba acostumbrado a tener la atención de tanta gente y luces así que inmediatamente comenzó a ladrar. “Bueno, bueno, rompe p…!, expresó Tinelli bromeando.

Ya convertido en la star de la noche, se cansó de las cámaras, ladró y, en un intento por regresar con su dueño, se llevó a la rastra a Marcelo Tinelli.

LEA MÁS  Video: Maxi Montenegro se cruzó feo con Gisela Marziotta

Alex pertenece a la raza Samoyedo, ha tomado su nombre de los pueblos samoyedos del norte de Rusia. Estos pueblos nómadas de pastores de renos criaron esta raza para ayudar con el pastoreo, tirar de trineos y para mantener a sus dueños calientes por las noches durmiendo a su lado.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Bossio complicado por el Anses: corrupción en las campañas de Cristina Kirchner

La Sigen auditó el dinero de la publicidad del organismo y encontró medios inexistentes y deficiencias en los expedientes

diego-bossio http://www.nexofin.com/archivos/2015/05/diego-bossio.jpg

Mesa de Mirtha: “En Santa Cruz no es que falta plata, sobran ladrones”

mariana_zuvic http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/mariana_zuvic.jpg

Mariana Zuvic destacó la posibilidad de que los incidentes en la casa de la gobernadora Alicia Kirchner hayan sido armados por el propio kirchnerismo