Judiciales

Condenaron a prisión perpetua al ex prefecto Vinader por el crimen de Araceli Ramos

El ex suboficial también estaba acusado de la desaparición Aída Amoroso, ambos casos ocurridos en el año 2013

collage

El ex prefecto Walter Vinader fue condenado hoy a prisión perpetua por el homicidio de Araceli Ramos, de 19 años, y la desaparición de la anciana Aída Amoroso, de 82, en la ciudad bonaerense de Caseros, partido de Tres de Febrero, en el años 2013.

El Tribunal Oral Criminal 4 de San Martín encontró culpable al ex cabo de la fuerza de seguridad, de 40 años, y le impuso una condena en sintonía con lo que habían solicitado la fiscalía y la querella.

“Estoy conforme. Mi hija descansa en paz, tuvo su justicia”, proclamó en medio de un ataque de llanto Griselda González, la mamá de la joven, y recordó que Vinader “fue el único culpable” del homicidio.

LEA MÁS  Juicio a "Los Monos": el inicio se retrasó porque los acusados se desnudaron

Además, confió que ahora desea “guardar” su “luto y descansar” porque él “destruyó nuestra familia: mi otra hija tiene ataques de pánico y no puede salir de casa”.

Los jueces dispusieron, a partir de los testimonios vertidos en el juicio, que se investigue si Vinader tuvo vinculación con el crimen de Verónica Celeste Fernández, de 32 años, violada y asesinada a golpes, quien ejercía la prostitución y cuyo cuerpo apareció en circunstancias parecidas a las de Araceli.

Ramos había concurrido el 30 de septiembre a la casa de Amoroso, ubicada en la calle Puán al 3700 de Caseros, para una entrevista laboral que resultó ser falsa, nunca regresó con su familia y su madre comenzó a buscarla de manera desesperada.

LEA MÁS  Caso Ciccone: Núñez Carmona dijo que Moneta fue quién “puso la plata”

Doce días después, el 11 de octubre, su cadáver con signos de estrangulamiento fue encontrado tirado en un terreno de las avenidas Crovara y General Paz, atado con alambres y dentro de varias bolsas de residuos.

Antes de citar a la chica, Vinader, que ya había estado preso por otra causa, había ido a la casa de Amoroso y se presentó ante la anciana como un amigo de su hijo al que había conocido en la prisión.

El hijo de Aída, Emilio Rezzonico, estaba enfermo y murió en el encierro, pero no están claras las circunstancias de su deceso y fue cremado por disposición del propio ex prefecto, que comunicó a la madre del fallecimiento. Si bien se cree que Amoroso fue asesinada, nunca apareció su cadáver.

LEA MÁS  Arranca el juicio a Los Monos, un proceso con 25 imputados

Entre las pertenencias de Vinader se halló una memoria de celular con una filmación, realizada al parecer en la casa de Aída, en donde se veía a Araceli diciendo que si algo le llegaba a pasar a ella o al propio ex prefecto había que buscar a la ex mujer del acusado y a tres policías que lo habían detenido previamente por un caso de estafa.

Fuente: DyN

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

0000250030 http://www.nexofin.com/archivos/2017/11/0000250030.jpg
Submarino Desaparecido

El Gobierno decidió remover a toda la cúpula de las Fuerzas Armadas

En la Casa Rosada, creen que hubo negligencia en la desaparición del Submarino ARA San Juan. Además, critican la manera en que manejaron el caso
http://www.nexofin.com/archivos/2016/10/0-1.jpg
El After de Nexo

Jessica Vaugn brilla con su producción más sexy

No te pierdas de esta nueva galería para Playboy protagonizada por la estadounidense
http://www.nexofin.com/archivos/2016/07/0-11.jpg
El After de Nexo

Olga Kurbatova te enseña todas sus imágenes hot

Disfruta de esta nueva galería para Playboy protagonizada por esta mujer de Rusia
http://www.nexofin.com/archivos/2016/07/0-21.jpg
El After de Nexo

Triana Iglesias encadila con sus fotos más sexy

No dudes en ver esta nueva galería para Playboy protagonizada por esta mujer de Oslo
http://www.nexofin.com/archivos/2015/10/2-17.jpg
El After de Nexo

Michelle Hunziker y unas fotos para el infarto

Esta hermosísima modelo rubia se destaca por sus sensuales curvas y por un rostro angelical que cautiva a todo el que lo ve