Caso José López

Cumbre empresaria y autocrítica por los casos de Lázaro Báez y José López

Distintos ejecutivos de primera línea discutieron acerca de lo hecho durante el kirchnerismo y pidieron no ser tratados todos del mismo modo

jueves 30 de junio de 2016 - 8:00 am

Una cumbre en la que se observa una autocrítica. La catarsis y el mea culpa con que Adrián Werthein, nuevo líder del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), abrió el almuerzo en el hotel Alvear resultaron lo suficientemente sorpresivos como para que el auditorio, conformado por ejecutivos de primera línea, aplaudiera un buen rato y se quedara conversando sobre el rol que todos tuvieron durante el kirchnerismo.

Según detalla el diario La Nación, en particular los casos de José López , Julio De Vido y Lázaro Báez , con quienes interactuaron durante más de una década.

LEA MÁS  Frigerio y el paro de la CGT: "No tiene sentido"

Tal vez por eso Werthein, habitualmente cuidadoso, arrancó con una crudeza infrecuente. “Hemos reemplazado la palabra empresario por emprendedor porque a veces nos da vergüenza -dijo-. Preferimos callar porque el silencio nos protege: tenemos miedo de que nuestras palabras sean replicadas por los medios, que las redes las viralicen. Pero cuando se habla de Fariña, de Elaskar, de Báez, yo no me siento como esos señores, y no creo que ninguno de ustedes se sienta así. Tenemos que tener la frente alta y saber cuál fue nuestra responsabilidad”.

LEA MÁS  El Gobierno adjudicó seis corredores viales con peaje mediante el sistema PPP

Escuchaban, en un silencio que no volvió a repetirse ni siquiera durante la exposición de Mamet, Javier Madanes Quintanilla (Aluar), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio), Jaime Campos (Asociación Empresaria Argentina), Marcos Bulgheroni (Pan American Energy), Jorge Brito (Banco Macro), Adrián Kaufmann (Unión Industrial Argentina), Jorge Di Fiori (Cámara de Comercio), Gustavo Weiss (Cámara de la Construcción), Héctor Méndez (Conarsa), Martín Cabrales, Alejandro Roemmers y Marcelo Figueiras (Richmond), entre otros.

LEA MÁS  Cómo es el proyecto antiaborto de Pinedo

Werthein venía de proponer días antes una idea que, dadas las urgencias y los temores, parece difícil de concretar: que cada cámara del Cicyp cree un organismo interno para controlar las buenas prácticas de sus socios. Desde el atril no lo expuso así, pero instó a dejar atrás el silencio: “Decir lo que se piensa en libertad no es un acto sedicioso”.

COMENTARIOS