Radio

Beto Casella, durísimo con Messi: “No lo dejen entrar al país”

Tras la renuncia de Lío, el conductor se despachó con un polémico comentario en su programa Bien Levantado. "Para mí quiere que le pidan que se quede. No le creo nada", afirmó

beto-casella

Tras la derrota por penales con Chile en la Copa América Centenario y la renuncia de Lionel Messi a la Selección Argentina, Beto Casella se despachó con un polémico comentario en Bien Levantado, el ciclo que conduce en FM POP 101.5.

“Para mí quiere que le pidan que se quede. No le creo nada”, sostuvo el periodista. Y agregó: “Y si no, de verdad, a un tipo que renuncia no lo tenés que dejar entrar al país. Migraciones, de verdad, por resultados deportivos puede pasar, pero un tipo que renuncia a la Selección…”.

Después, Beto intentó encontrar una respuesta a la decisión del delantero del Barcelona. “Quiero pensar que se lo dijo el padre para que hoy lunes todo el mundo esté diciendo ‘no, quedate’ y haga el hashtag (en Twitter)”, ironizó.

Y siguió: “La verdad que por ahí todo bien con el pibe, ¿qué se le puede decir? Pero eso de renunciar nunca lo había escuchado. Riquelme, por la mamá. O Redondo. Hay que ser muy especial, ¿no?”.

“Todos los varones de la Argentina quieren ponerse dos minutos esa camiseta”, afirmó. Y arremetió con bronca: “Déjense de joder, tengan respeto por la gente, che”.

Por último, aseguró que “anoche Mesi fue el mejor jugador”, y se preguntó “¿cómo va a renunciar?”. “Si no quiere jugar que no juegue, yo qué sé. ¿Qué vas a hacer hashtag ‘quedate lío’? Déjense de hinchar las pelotas”, cerró.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición