Caso José López

Rafecas ordenó analizar los fajos que tenía López y autorizó a investigar sus llamadas

La Policía Federal deberá realizar "un estudio de fajas, termosellado, marcas de agua y numeración" del dinero. El magistrado además permitió al fiscal Delgado intervenir los teléfonos del ex funcionario, su esposa y suegra

Jose Lopez

El juez federal Daniel Rafecas pidió analizar los fajos de dólares que revoleó José López al monasterio de General Rodríguez y autorizó al fiscal Federico Delgado a solicitar la intervención de los teléfonos del ex secretario de Obras Públicas para conocer las llamadas que realizó y recibió durante la madrugada en que lo detuvieron.

El magistrado le ordenó a la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal que realice un “estudio de fajas, termosellado, marcas de agua y numeración” del dinero para intentar determinar la procedencia de los más de 8 millones de dólares que había en los bolsos.

LEA MÁS  Aníbal F. admitió en la Justicia que bolsos de López podrían ser coimas de "contratistas"

Además, dispuso que la policía podrá pedir colaboración al Banco Central de la República Argentina para cumplir con su trabajo.

Rafecas también autorizó al fiscal Delgado a requerirle a las diversas compañías de telefonía y a la Comisión Nacional de Comunicaciones las llamadas entrantes y salientes de López, su esposa, María Amalia Díaz, y su suegra, Lucila Amalia Corvalán de Díaz, las horas previas a que el ex funcionario fuera detenido.

LEA MÁS  Dalbón estalló en Twitter al descubrir una insólita palabra en el fallo de Bonadio
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Crisis en Santa Cruz: fuerte cruce entre Macri y Alicia Kirchner

El Gobierno exige que la gobernadora encare reformas en su deficitaria caja jubilatoria y achique los gastos de su planta estatal

poli http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/poli-10.jpg

Gils Carbó acusada de otra operación inmobiliaria sospechosa

Gils http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/gils-1.jpg

Es por un edificio en Corrientes al 1600. Por un semestre de 2015, la Procuración pagó $ 6,5 millones. Sin ocuparlo, luego lo dejó