Economía

Cuánto dinero necesita una familia porteña para no ser pobre

Un grupo familiar con padre, madre y dos hijos necesita $15.604 para no caer bajo el umbral de la pobreza. El aumento de los precios de los bienes y servicios públicos y privados, los mayores factores

pobreza

Según un informe de la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires (DGEC) en el último mes una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos menores, con vivienda propia, debió reunir un ingreso mínimo de $15.604,31 para no caer bajo la línea de pobreza. Esto representa una suba de poco más de $833 en sólo 30 días, equivalente a 5,6%, más de un punto porcentual por arriba de la tasa de inflación que para mayo midió el Indec (4,2 por ciento).

Los rubros que desestabilizaron el presupuesto de los hogares fueron el aumento de la tarifa de agua en 67,4%, o si se quiere en $123, a un promedio en el mes de $306,79; el incremento de los aranceles de los servicios educativos en 14,7%, a $959,15; y el ajuste de la tarifa del transporte público en 10,5%, a 399 pesos.

En menor medida, aunque con alzas significativas se anotaron los productos lácteos 8,2%, las frutas y verduras 6,5% y la ropa 4,2 por ciento.

De acuerdo con el relevamiento de la DGEC, en mayo, una familia tipo debió sumar ingresos por $6.622 para no ser clasificada como indigente.

En los últimos doce meses la Canasta Básica Alimentaria se encareció 37,8%, mientras que la Canasta Básica Total que agrega el presupuesto mínimo que debe destinarse al pago de servicios públicos y privados, se elevó 41,8 por ciento.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición